Acto en el Ayuntamiento de Córdoba de 'Yo voto por la educación, ¿y tú?'.

Javier Collado

Dobuss

Acto en el Ayuntamiento de Córdoba de 'Yo voto por la educación, ¿y tú?'.
Acto en el Ayuntamiento de Córdoba de ‘Yo voto por la educación, ¿y tú?’.

Redacción. Con motivo de la celebración del 20 al 26 de abril de la Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME), la plaza de las Tendillas ha servido de punto de encuentro para los 200 alumnos de los nueve colegios e institutos cordobeses participantes en los actos organizados en su Campaña Mundial por la Educación (CME), la que, desde 2001, trabaja por hacer un llamamiento a los representantes políticos, a los miembros de la comunidad educativa, a los medios de comunicación y a la sociedad en general, sobre la necesidad de hacer efectivo el derecho a una educación básica de calidad.

En la actualidad, 58 millones de niños no van al colegio y otros 250 se ven excluidos de su derecho a recibir una educación de calidad. Entre ellos, los grupos más afectados son la población indígena y las minorías étnicas; los discapacitados; los afectados por conflictos armados; los adolescentes; las niñas; los más pequeños; aquellos que se dedican a trabajar en lugar de a estudiar; y los refugiados.

Bajo el lema “Yo voto por la educación, ¿y tú?”, alumnos y profesores procedentes del IES Medina Azahara, del CEIP Alcalde Pedro Barbudo, del SAFA Pedro Abad, del IES Trassierra, del CEIP Andalucía, del colegio Ferroviario, del IES Ulia Fidentia y del IES López Neyra, y alumnos del Centro de Magisterio ‘Sagrado Corazón’, que los acompañaban, se dirigieron al salón de plenos del Ayuntamiento de Córdoba para llamar la atención de representantes políticos y solicitarles el una educación de calidad para todos los grupos anteriormente señalados, de manera democrática. Además, hubo una especial mención para la educación de adultos y para los docentes, la punta del iceberg de la educación. Un representante de cada centro depositó un propósito, a modo de voto, dentro de una urna, mientras leía una declaración de intenciones de cara a una mejora para cada grupo que, a día de hoy, no recibe una educación de calidad. La intención última de la CME es que los niños y niñas contribuyan con sus propuestas a la construcción de la nueva agenda de desarrollo,  cuyo plazo de cumplimiento está establecido en el año 2030. El acto finalizó con la lectura de un manifiesto y la entrega de diplomas a los participantes.

La CME es una coalición internacional formada por ONG, sindicatos del entorno educativo, centros escolares y movimientos sociales de más de 100 países que coinciden en reclamar el cumplimiento íntegro de los compromisos de la Cumbre de Dakar (Senegal, abril de 2000), garantizando así el acceso a la educación de calidad para todos y todas antes del año 2015, siendo uno de sus objetivos principales, la sensibilización y movilización de la ciudadanía para que exija a sus gobiernos y a la comunidad internacional el cumplimiento de sus promesas.

El pasado jueves 9 de abril se presentó en la UNESCO el Informe de la Educación para Todos (EPT) 2015  Logros y desafíos. Según los datos publicados, sólo uno de cada tres países del mundo ha alcanzado la totalidad de los objetivos de la Educación para Todos, y tan sólo la mitad de ellos alcanzaron la escolarización universal de todos los niños y niñas en edad de cursar la enseñanza primaria.

Esto significa que, en 2015, unos 100 millones de niños y niñas en el mundo no podrán terminar sus estudios de primaria. La insuficiente atención prestada a las minorías marginadas ha hecho que la probabilidad de que los niños y niñas de las familias más pobres terminen la enseñanza primaria sea cinco veces menor que la de los niños y niñas de las familias más ricas. Además, un tercio de los niños y niñas sin escolarizar viven en zonas azotadas por guerras y conflictos. Pese  a  todo,  se  han  cosechado  algunos  éxitos  importantes.  Actualmente  están matriculados en primaria unos 50 millones de niños y niñas más que en 1999.

Un 46% de países ha logrado la escolarización universal de su población en edad de cursar el primer ciclo de secundaria. A nivel mundial, el número de estudiantes matriculados en ese ciclo de enseñanza aumentó en un 27%, mientras que en África Subsahariana se multiplicó por dos. Conviene señalar, sin embargo, que, en 2015, un tercio de los adolescentes que viven en países de ingresos bajos y medios no lograrán terminar el primer ciclo de la enseñanza secundaria.

Aunque a nivel mundial el porcentaje de personas analfabetas ha disminuido, pasando de un 18% en el año 2000 a un 14% en el 2015, este avance se debe al paso a la edad adulta de jóvenes que cursaron más años de estudio que sus padres.  Las mujeres siguen constituyendo casi dos tercios del total de la población analfabeta mundial. En el África Subsahariana, la mitad de las mujeres carecen de conocimientos básicos de lectura y escritura.

En  2015,  un  69%  de  países  habrá  logrado  suprimir  la  disparidad  entre  niñas  y  niños  en  la enseñanza primaria pero, en este mismo año, solamente un 48% conseguirá ese objetivo en la secundaria.

Entre 1990 y 2012, el número de estudiantes por docente en la enseñanza primaria disminuyó en 121 de los 146 países en los que se examinó la realización de este objetivo. Sin embargo, se siguen necesitando cuatro millones más de docentes para lograr la escolarización de todos los niños y niñas en edad de cursar primaria.

En España se han celebrado 29 actos de movilización en más de 25 ciudades, donde han participado más de 170 centros educativos y 7.000 alumnos y docentes para llamar la atención de representantes políticos a nivel autonómico y nacional.