Patrulla antikk en Parque Azahara entrega pack para la recogida de excrementos a un dueño de perro.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Patrulla antikk en Parque Azahara entrega pack para la recogida de excrementos a un dueño de perro.
Patrulla antikk en Parque Azahara entrega pack para la recogida de excrementos a un dueño de perro.

Redacción. Treinta alumnos de Primaria del Colegio Público Mirasierra serán los encargados de patrullar por las calles y comercios del barrio Urbanización Parque Azahara para concienciar a sus vecinos de la importancia de recoger los excrementos caninos de la vía pública por parte de los dueños de mascotas.

Estos alumnos configuran junto a sus profesores, tres educadores, dos operarios de mantenimiento y un inspector, todos ellos de Sadeco, además de un policía local, la patrulla Anti-KK en esa zona de la ciudad.

Esta campaña educativa y de concienciación surge a raíz de la última encuesta de satisfacción de la ciudadanía realizada por Sadeco, donde quedaba reflejado que los excrementos caninos sigue siendo un problema que hay que erradicar. “Hay un 90 por ciento de la población con mascotas que cumplen las normas, pero el diez por ciento restante no y se deja notar en determinados lugares de la ciudad”, manifiesta el responsable del Servicio Educativo de la empresa municipal, Francisco Valverde.

El proyecto cuenta además con el apoyo de la Asociación Vecinal Amigos de Azahara, la Asociación de Mayores Azahara Aquavetus y la Peña Cultural Amigos de  la Urbanización Azahara. Para el presidente de la asociación de vecinos, Rafael León, “es importante para el barrio este tipo de campañas de concienciación, nosotros colaboraremos en todo lo que haga falta para que sea un éxito”.

La primera patrulla Anti-KK se puso en marcha en el barrio de La Viñuela a primeros de este mes con los estudiantes de Primaria del Colegio Condesa de las Quemadas, quienes, junto a los educadores de Sadeco, repartieron por la zona 2.250 folletos, 525 pack para recoger excrementos caninos, 2.500 cartas a los vecinos y 67 carteles entre los comercios. La campaña lleva  aparejada una encuesta en cada barrio y en el caso de la Viñuela de los 525 vecinos encuestados sobre higiene urbana, 425 situaban los excrementos como principal problema en la zona. Mientras el servicio de inspección junto con policía local ha realizado 152 intervenciones, sobre todo requerimientos para lectura de microchips de los perros.

La Patrulla Anti-kk llegará también a Las Palmeras, Ciudad Jardín, Parque Fidiana y Huerta de San Rafael. Y tras las vacaciones de verano, se retomarán hasta completar circuitos por aquellos lugares donde históricamente el problema de los excrementos caninos ha tenido siempre mayor incidencia.