Los campeones con sus medallas

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Los campeones con sus medallas
Los campeones con sus medallas
Redacción. La Universidad de Córdoba se ha proclamado finalmente Campeona de España Universitaria de balonmano masculino en la fase final del #CEU2015 que ha finalizado esta mañana, al imponerse a su gran rival de este año, esta vez sí, la Universidad de Málaga, por 25 a 22. Se trata del primer oro nacional en balonmano para la UCO en toda su historia, después de la plata de 2003, y significa el séptimo título nacional por equipos tras los cuatro oros del histórico equipo de baloncesto femenino, y los dos del equipo de fútbol masculino.

La diosa fortuna quiso que la final nacional contase con los mismos protagonistas de la andaluza, Córdoba y Málaga, demostrando el poderío andaluz universitario en esta especialidad. La UMA, que se había impuesto en esa final regional, tras dos prórrogas y penaltis, además jugaba en casa y delante de su público. Pero este grandísimo Equipo, así con mayúsculas, que ya fue campeón de Andalucía y quinto de España en 2014 y que incluso rozó el pódium en la final continental de los Juegos Europeos Universitarios celebrados en la UCO en 2012, quería revancha, y luchó hasta el final para alcanzar ese sueño que dejó de serlo. Ahora ya son campeones de España.

El partido no pudo ser más competido, emoción en la pista, en la grada, y hasta en córdoba, con las redes sociales, conforme iban cayendo los mensajes. A mitad de primer tiempo los amarillos lograban despegarse 7-5, pero los malagueños no iban a rendirse fácilmente, al descanso 12-11, sólo un gol de ventaja. La reanudación fue local, la UMA se ponía varias veces por delante, pero los chicos de Manu Navarro se apretaron en defensa, trabajaron como nunca las ayudas, y nivelaron. Empate a 15, 17. Hasta un “todo a veinte”, con el empate a ese dígito en ese minuto. En el minuto 26, dándolo ya todo, los amarillos se ponían por delante 23-22, y redoblaban la defensa, ya no encajarían ningún gol, mientras anotaban tres más, ante la impotencia de los campeones andaluces. Con el 25-22 sonaba la bocina y los gritos eufóricos de los cordobeses. Sí se pudo, se convertían en “Amarillos de Leyenda”.

Enseguida los teléfonos empezaron a comunicar y la euforia se disparaba. La felicitación de los responsables de la Universidad de Córdoba y del Deporte Universitario no se hizo esperar, mientras se empezaba a degustar lo conseguido. Un grupo fantástico de estudiantes universitarios y deportistas excepcionales con su técnico Manu Navarro a la cabeza, y el gran apoyo de Nacho del Castillo como delegado. Al fin Córdoba tiene otro título que celebrar, fundamentalmente los protagonistas, pero también la familia del balonmano cordobés, los clubes federados a los que pertenecen, y escuelas deportivas que han formado a este grupo, a con los que desde aquí queremos compartir este éxito y darles nuestro agradecimiento, y por último, con el apoyo que modestamente desde el Deporte Universitario de la Universidad hemos podido brindarles.