Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La nueva entrenadora, Isa Moreno y su antecesor en el cargo, Rafa Moreno. Foto. Adesal
La nueva entrenadora, Isa Moreno y su antecesor en el cargo, Rafa Moreno. Foto. Adesal
Redacción. Rafael Moreno e Isa Moreno han dado una rueda de prensa conjunta esta mañana para explicar el relevo en el banquillo en el primer equipo de cara al tramo final de temporada en la División de Honor. De esta forma, Isa Moreno se convierte en la cuarta entrenadora de la categoría.

El hasta ahora entrenador de la primera plantilla y ahora director técnico del Adesal, Rafa Moreno, justificó su decisión de poner el cargo a disposición de la junta directiva, argumentando que “ante la crisis de resultados, pensábamos que era un buen momento para refrescar el vestuario con ilusión y sin perder el objetivo deportivo de no bajar, aunque sabemos que es muy difícil”.

También destacó a su sucesora porque “reúne todos los perfiles que se buscaban porque conoce al club y la plantilla, además de que para ella no es nuevo porque tiene experiencia como entrenadora”.

Hizo balance del tiempo en el que ha estado al frente del primer equipo de Adesal, destacando que “me da alegría reconocer que conseguimos el sueño de conseguir la máxima categoría en seis temporadas partiendo desde la tercera nacional”. Aun así, no ocultó que “estoy francamente agotado porque he asumido muchas funciones en el club”. Incluso justificó que “este equipo estaba hecho para la División de Honor Plata y nos encontramos con la División de Honor; nos costó el hecho de que no llegaran los resultados y lo mismo no estábamos preparados. Nos hemos equivocado”.

Aun así, y volviendo a la situación actual del equipo, que está a seis puntos de la salvación, explicaba que “si hubiéramos ganado al Granollers y al Castelldefels habría sido distinto, porque estaríamos a dos puntos de la salvación”. Pero tampoco le dolió en prenda reconocer que “no había conexión con las jugadoras y primaban otros apartados más que el deportivo, por lo que puedo asegurar que no me ha costado dejarlo: estaba quemado”. Aunque matizando que “al día siguiente de dejar al equipo sénior he seguido entrenando al cadete y con más ilusión; la energía no se pierde”.

Con todo, y en un resumen de la temporada asumió que “el responsable de todo esto soy yo”. Pero esto sólo le sirve para pensar en el futuro porque “buscaremos de nuevo ascender y contando con más gente de casa, que viene de camino”. Además de que “ascendimos pronto y nos pilló desprevenidos en estructura de club”. Asimismo, evaluó la salud del deporte en Córdoba afirmando que “las instituciones siempre han dado un buen apoyo, pero la ausencia de apoyo privado nos ha lastrado a los equipos de Córdoba y no sólo en el balonmano femenino, pero no soy yo quien para hablar”.

Por su parte la nueva entrenadora, Isa Moreno, se presentó agradeciendo a Adesal “esta oportunidad” porque “mucha gente lleva esperando algo así”. En su caso, se define como “entrenadora desde hace mucho tiempo y cuando lo he hecho ha sido como si fuera División de Honor”, por lo que tiene claro que no le asusta el reto.

Isa Moreno tiene la ventaja de conocer al equipo, puesto que ha formado parte de él. Así que ha llegado con la idea de “transmitir la ilusión a mis compañeras para salir del bucle negativo de resultados”. Incluso hizo su particular análisis de una situación reflejada en 13 derrotas de manera consecutiva: “Llevábamos muchos partidos dejándonos llevar y eso se notaba hasta en el momento de ir a entrenar”. Además, aportó su idea de que “este equipo era nuevo y nos costó compactarnos, porque cada una tenía su idea y puede que no siempre estuviéramos bajo una idea que nos transmitió Rafa”.