Mantisalca cabezudoi. / Foto: www.flickriver.com-J.Fuentes

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

'Flora ibérica'.
‘Flora ibérica’.

Redacción. ‘Flora ibérica’, la obra que a lo largo de 21 volúmenes y desde hace 30 años trata de reunir y describir todas las plantas vaculares que existen en la Península Ibérica y Baleares, cuenta desde hace pocos días con un nuevo volumen: el número XVI, edición codirigida por el profesor de la Universidad de Córdoba, Juan Antonio Devesa, que participa en el proyecto desde 1998.

La obra, que fue presentada ayer 16 de marzo en el Rectorado por el autor y por el rector de la Universidad de Córdoba, José Carlos Gómez Villamandos, es el primer tomo de los tres que describirán la familia de las plantas compuestas. Concretamente, esta primera entrega reúne 300 especies, 5 de ellas desconocidas hasta ahora. Para reunirlas en esta obra han sido necesarios 12 años de trabajo y la dedicación de 18 investigadores de las Universidades de Córdoba, Huelva, Sevilla, Extremadura, Complutense de Madrid, Granada y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

En el volumen se tratan 29 géneros y 224 especies (300 taxones si se cuentan subespecies y variedades). Resultado de su elaboración ha sido la descripción de nuevas especies para la ciencia, como Centaurea stuessyi, Centaurea molesworthiae, Centaurea susannae, Centaurea bofilliana, Mantisalca cabezudoi, todas ellas endemismos de la flora peninsular española.

Mantisalca cabezudoi. / Foto:  www.flickriver.com-J.Fuentes
Mantisalca cabezudoi. / Foto: www.flickriver.com-J.Fuentes

El objetivo de la colección, similar a los de otros muchos países europeos, es contribuir a la conservación de la biodiversidad en el territorio, inventariando los recursos vegetales y de germoplasma. La flora española es la más rica de Europa, si se exceptúa Turquía. Su diversidad es aproximadamente el 53 % de la europea. Su valor estriba en el notable número de endemismos, que es superior al 35%.

De cada volumen se imprimen unos 2.500 ejemplares, que financia el Csic a través de diferentes proyectos del Ministerio de Economía y Competitividad, que ha permitido formar paralelamente a un importante número de investigadores.