Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Los cordobeses debemos estar orgullosos de la joya que ha llegado hasta nuestros días.
Los cordobeses debemos estar orgullosos de la joya que ha llegado hasta nuestros días y que es visitada por miles de turistas cada año.

ZBN/Cristina Abad Cabal. Para facilitar el turismo a las grandes riquezas arquitectónicas de nuestro país, la página web de Información y Turismo de España, Turespaña, ha recopilado una lista con los diez monumentos más visitados de España entre los que se encuentra, la Mezquita-Catedral de Córdoba ocupando el tercer puesto de este ránking.

“Son obras arquitectónicas que te dejarán con la boca abierta”, con estas palabras Info Spain presenta los distintos monumentos con mayor atractivo. La Alhambra de Granada se ha alzado de nuevo con la corona de monumento más visitado en España. La fortaleza granadina atrajo a 2,4 millones de visitantes en 2014, un 3,78% más que el año anterior, que junto con la Sagrada Familia de Barcelona y la Mezquita de Córdoba forman el ‘top 3′ de las obras más visitadas por los turistas españoles y extranjeros. 

Imagen de la web www.spain.info donde la Mezquita se alza con el tercer puesto como uno de los monumentos más visitados.
Imagen de la web www.spain.info donde la Mezquita se alza con el tercer puesto como uno de los monumentos más visitados.

Le siguen la Catedral de Santiago de Compostela, la Catedral de Burgos, el Alcázar de Segovia, la Catedral de Mallorca y la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, el Teatro Romano de Mérida y la Giralda de Sevilla, ocupan el noveno y décimo puesto.

“La Mezquita de Córdoba es una mezcla de estilos arquitectónicos superpuestos, que se sucedieron a lo largo de los nueve siglos que duraron las construcciones y reformas, así comienza esta web a describir la mayor joya con la que cuenta nuestra ciudad.

mezquita noche
La Mezquita y el Puente Romano de noche.

La construcción de la Mezquita de Córdoba comenzó durante el reinado Abderramán I (el Emigrado) en el año 785 d. C, pero no fue hasta finales de su mandato cuando se construyó el templo, quizás entendiendo que finalizaban sus días sin dejar un legado religioso a sus ciudadanos. Hasta nosotros ha llegado como el vivo ejemplo de la convivencia armónica entre tres culturas: árabe, cristiana y judía; y también como el mejor legado del arte musulmán que todavía sigue en pie.