Visita al lugar de las obras.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Visita al lugar de las obras.
Visita al lugar de las obras.

Redacción. La Diputación de Córdoba ha culminado ya la rehabilitación del pavimento de la CO-3402 de Córdoba a la A-3075 por Santa María de Trassierra, tras haber finalizado una primera fase en la que invirtió 420.000 euros y una segunda de 150.000 euros.

Según ha explicado el delegado de Infraestructuras y Cooperación Municipal en la institución provincial, “esta actuación ha supuesto la mejora de la seguridad vial y la mejora de las condiciones en la carretera que une el núcleo principal de la ciudad de Córdoba con esta barriada periférica que está en un entorno ideal”.

“Nos preocupaba desde el inicio del mandato que la carretera de acceso para muchas personas a la ciudad de Córdoba no estaba en buenas condiciones en materia de seguridad vial, por eso decidimos intervenir”, ha subrayado el portavoz del Gobierno provincial.

Por su parte, la concejala de Infraestructuras del Ayuntamiento de Córdoba, Laura Ruiz, ha insistido en que “tanto Diputación como el Ayuntamiento nos estamos volcando en barrios como este para mejorar la habitabilidad de los vecinos de la zona, y eso se consigue mejorando sus calles, sus comunicaciones y sus jardines, todo ello contribuye a hacer los barrios más agradables y mucho más cuando están alejados de la ciudad”.

En la primera fase se llevaron a cabo diversas actuaciones como fueron la iluminación de la glorieta en la intersección con la carretera de las Ermitas y de Medina Azahara, el saneamiento de algunos blandones, el extendido de una capa de rodadura en determinados puntos kilométricos, el pintado de las líneas laterales y la mejora de la señalización vertical.

La segunda intervención ha consistido en el extendido de una capa de aglomerado de cinco centímetros de espesor en varios tramos, en el pintado de las líneas laterales y la reposición y mejora de la señalización vertical.