Mercamincor.

Javier Collado

Dobuss

Mercamincor.
Mercamincor.

Redacción. La puesta en marcha de un práctico Observatorio de Tendencias para marcar el camino de cómo deben actuar las pymes de Córdoba a la hora de sacarle el mayor provecho posible a las herramientas de diseño fue el punto clave de la primera reunión grupal celebrada en el seno de Mercamincor, el ‘Programa de Mejora de la Competitividad y la Dinamización del Tejido Productivo y Mercado Minorista en Córdoba y Área de Influencia’ llevado a cabo por Surgenia e impulsado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo a través de la Escuela de Organización Industrial (EOI) y en colaboración con el Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo de Córdoba (IMDEEC).

Este proyecto, cofinanciado con Fondos FEDER europeos, ha iniciado esta misma semana sus sesiones grupales en la preincubadora de empresas Baobab, y en ellas los beneficiarios contarán con los medios necesarios para mejorar la competitividad e innovación de su negocio mediante la puesta en marcha, de forma totalmente gratuita, de fórmulas de diseño en su conjunto del comercio y, en un segundo grupo, de tiendas virtuales o páginas web que les permita comercializar sus productos y servicios de forma electrónica.

A los 45 participantes del programa, la responsable del Observatorio de Tendencias de Surgenia, Fátima Sarmientos, les ha desvelado qué son las tendencias, cómo se detectan y para qué les sirven a las empresas.

Sarmiento ha explicado que las tendencias “no son modas pasajeras, que no permanecen más allá de seis meses, sino factores de cambio, ya sean sociales, económicos o políticos, que acaban influyendo en el consumo y determinan corrientes estéticas que dominan durante algunos años”. Y esa constante evolución económica, social y política es lo que hace que para las empresas “sea fundamental conocer las tendencias”, porque a través de ellas “se pueden detectar factores de cambio, analizar las oportunidades de innovación que brindan y adaptar sus estrategias adelantándose a la competencia y diferenciándose de ésta”. Pero sin caer tampoco en la esclavitud que suponen las modas, porque las pymes “tienen que tener una personalidad fuerte y una identidad clara”.

Por ejemplo, en la reunión se ha hablado de tendencias en diseño de espacios comerciales y para ello se han mostrado ejemplos prácticos de esos espacios existentes alrededor del mundo “que están innovando y nos pueden decir por dónde va el mercado”.

El trasfondo práctico del mensaje expuesto por Fátima Sarmientos es claro: “Una vez detectado, a través del Observatorio de Tendencias, cómo está cambiando el consumo y los gustos y preferencias de los consumidores y usuarios de los espacios comerciales, es posible utilizar luego ese diseño para adaptar productos y espacios de Córdoba a estos nuevos gustos y, así, vender más y mejor”.

En opinión de esta experta, la asignatura pendiente, en este sentido, de las empresas cordobesas, sigue siendo la identidad corporativa, es decir la creación de un buen logotipo que sirva, a la vez, de seña de identidad clara y como imagen atractiva de cara al consumidor.