Patio.

Javier Collado

Dobuss

Patricia Monterroso. Córdoba fue mora, judía y cristiana. Tres culturas que dejaron en la ciudad una gran riqueza patrimonial que el portal ‘El viajero Fisgón’ resume en cinco. Las cinco visitas imprescindibles para el viajero que llega por primera vez a la capital de las tres culturas.

Judería de Córdoba. / Foto: sobreespana.com.
La Judería de Córdoba en la noche es otra hermosa estampa. / Foto: sobreespana.com.

La Córdoba judía puso los cimientos y levantó uno de los barrios más hermosos de la capital. La visita a La Judería es indispensable para el portal de viajes, “recorriendo sus estrechas calles –con Manríquez, Almanzor y Deanes como más representativas-”. Y no podemos salirnos de la Judería sin visitar, por supuesto, las dos grandes joyas del barrio, “la Sinagoga y el Zoco Municipal”.

La Mezquita de Córdoba.
La Mezquita de Córdoba.

La Córdoba mora nos dejó nuestro mayor tesoro, la Mezquita de Córdoba. Un monumento que a pesar del tiempo siempre nos recordará que entre sus muros paseó Abderramán III y que sus rincones cuentan historias de califas y princesas. Será por eso que El Viajero Fisgón la sitúa como la primera visita imprescindible y la califica como “una de las construcciones históricas más hermosas de nuestro país. Su superficie de 23.400 metros cuadrados la convierten en la tercera mezquita más grande del mundo”. El portal invita a contemplar su Patio de los Naranjos o la Torre de Alminar, “un campanario de 93 metros de altura desde donde podrás obtener unas impresionantes vistas de la ciudad”.

Baños_Califales_Córdoba
Baños Califales. Córdoba. /Foto: Wikipedia

Otro lugar insignia del pasado árabe de Córdoba son sus baños. “Aunque tienen su origen en las termas romanas, su popularidad llegó durante la etapa musulmana en la Edad Media”.  Según la web de viajes, nada mejor para terminar un intenso día de turismo por la ciudad que con una “visita a los baños árabes de Santa María (siglo XI) en el corazón de la Judería y recorre uno de los emplazamientos mejor conservados”.

Jardines del Alcázar
Jardines del Alcázar. / Foto: commons.wikimedia.org

Los Reyes Cristianos consiguieron hacer suya la que fuese la capital del califato y allí hicieron su residencia de la fortaleza levantada en el siglo XIV y que hoy es conocido como el Alcázar de los Reyes Cristianos, otra de las visitas indispensables para quienes llegan a Córdoba.

Patio de San Basilio 17. / Foto. P.Monterroso.
Patio de San Basilio 17. / Foto. P.Monterroso.

“El Patio Morisco y el Salón de los Mosaicos son dos paradas obligadas”, según El Viajero Fisgón. Eso sí, no podemos dejar de admirar sus jardines, más aún si asistimos al espectáculo de luz y sonido organizado en las noches.

Y, no importa si no es mayo en el mes en el que el turista puede escaparse a Córdoba porque cualquier momento del año es perfecto para visitar una de las referencias por excelencia de la capital, los Patios de Córdoba. No es vano, afirma el Viajero Fisgón, “si son Patrimonio de la Humanidad es por algo”.