Imagen de una agente impartiendo una charla.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Imagen de una agente impartiendo una charla.
Imagen de una agente impartiendo una charla.

Redacción. Un total de 1.837 personas asistieron el pasado año en la provincia de Córdoba a las charlas sobre seguridad que imparte el Ministerio del Interior en el ámbito del Plan Mayor de Seguridad, dirigido a mejorar la seguridad del colectivo de mayores. Datos que ha ofrecido hoy 17 de febrero el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan José Primo Jurado, acompañado del jefe provincial de Operaciones y comisario accidental del Cuerpo Nacional de Policía, Francisco Javier Jurado, y del teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Córdoba, Francisco Fuentes.

A través de este plan, agentes de la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Policía Local de los distintos municipios cordobeses se ofrecen a impartir charlas con recomendaciones para prevenir y mejorar la seguridad de los mayores. Según Primo Jurado “estos encuentros informativos tratan de ayudar a este colectivo a identificar los riesgos más importantes, a ofrecer estrategias de respuesta y a fomentar la confianza de las personas mayores con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, así como “la promoción de conductas proactivas para la denuncia de las situaciones y hechos delictivos de los que pudieran ser víctimas”.

El pasado año se ofrecieron en Córdoba un total de 61 charlas, 31 de ellas impartidas por el Cuerpo Nacional de Policía, 29 por agentes de la Guardia Civil y 1 por Policía Local. Estas charlas se impartieron en 53 centros de la provincia.

En Andalucía, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado participaron en 520 charlas en 442 centros de la comunidad, a las que asistieron 12.560 andaluces.

En las distintas charlas impartidas los agentes inciden especialmente en las modalidades delictivas relacionadas con la vulnerabilidad del colectivo de mayores de 65 años, como puede ser el maltrato en sus distintas vertientes (físico, psicológico, por negligencia…), un fenómeno de difícil detección y cuantificación, al producirse principalmente en el entorno más próximo, como la propia familia, las personas que tienen encomendado su cuidado o los centros residenciales.

También informan sobre los robos, por su incidencia en este colectivo, tanto en domicilios como los robos con violencia, especialmente en el entorno de las propias entidades financieras, los hurtos, las estafas y usos fraudulentos de sus propiedades, fondos, cuentas y cartillas de ahorro por parte de terceras personas.