Adesal en un partido reciente. Foto: FA Balonmano

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Adesal en un partido reciente. Foto: FA Balonmano
Adesal en un partido reciente. Foto: FA Balonmano

Redacción. El Adesal afronta una de las salidas más complicadas de todo el calendario. El conjunto fuensantino se desplaza al hogar del Bera Bera, actual campeón de Liga y Copa de la Reina. Es decir, es una de esas salidas que sobre el papel penalizan poco en relación a sus previsiones para obtener la permanencia de categoría.

Sin embargo, el Pabellón de Bidebieta trae muy buenos recuerdos. La temporada pasada, el cuadro entrenado por Rafael Moreno cayó tan sólo por 5 goles y siempre dejó la sensación de estar en el partido. Incluso, resultó frustrante una importante colección de balones a la madera o cuatro lanzamientos de siete metros fallidos. Pero eso, por supuesto, sólo se corresponde con el pasado.

Aunque este partido también guarda alguna similitud. Y es que el Bera Bera está metido de lleno en competición europea, circunstancia que ha provocado que se adelante el encuentro a una jornada intersemanal. Concretamente, las donostiarras están en la ronda de octavos de final de la Copa EHF y el próximo sábado deben devolver visita al Muratpasa, que se llevó de San Sebastián un empate a 30 goles. Por lo tanto, en el subconsciente puede pesar el compromiso del sábado y eso dar algunas opciones extra al Adesal. Incluso, es posible que jugadoras como la internacional Eli Pinedo se reserve nuevamente, como ya hizo ante el Cleba o el Granollers. Con todo, su potencial le llevo a resultados contundentes para asegurar puntos que le mantienen en la cabeza de la clasificación junto al Rocasa.

Mientras, Rafael Moreno se centra en que su equipo siga mejorando sensaciones de cara al trascendental partido del 28 de febrero contra el Granollers, equipo que actualmente marca la frontera de la permanencia de categoría. Y, desde luego, las pistas ofrecidas en el anterior partido ante el Zuazo son señales para la esperanza. Incluso le vendrá bien el hecho de que tras el partido habrá un leve parón, puesto que el fin de semana del 21 y 22 de febrero se disputa la fase final de la Copa de la Reina en Castellón.

Por lo pronto, la convocatoria queda reducida a 10 jugadoras, quienes han dejado señal de compromiso para intentar por todos los medios lograr la salvación al final de temporada. Además, será un partido especialmente motivado para Alba Sánchez, quien la pasada temporada facturó siete goles. Por cierto, que tras visitar Bidebieta el equipo consiguió su primera victoria en la categoría.

Para el técnico de Adesal, Rafael Moreno, el partido será una dura prueba pero  “vamos con ilusión porque con el comienzo de la segunda vuelta queríamos dar un nuevo rumbo a nuestro juego y ellas se han acercado mucho, como lo demostramos en el partido contra el Zuazo que no pudimos rematarlo. Queremos mantener esta línea de seriedad en una cancha tan difícil como es la del Bera Bera, pero también disfrutar disputando dos puntos en una de las canchas más bonitas de la categoría, porque que Adesal esté en esta situación es similar a que el Córdoba juegue en el Bernabéu».

También espera que «el Bera Bera puede tener desviada su atención con la competición europea, que es algo que también sucedió la temporada pasada; entonces llegaron a pedir tiempo muerto a falta de 10 minutos porque nos acercamos a dos goles”. No obstante, el objetivo del equipo es «que nos acerquemos a la línea de progresión que ya mostramos en los días del Rocasa y del Zuazo”.

Convocatoria:

Meriem Ezbida, Arantxa Hernández, Isa Moreno, Alba Sánchez, Lulú Dascalu, Yacaira Tejeda, Amit Izak, Carlota Rubio, Masha Boklashchuk y Mar Sobrino.