Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Se dice que a quien lo da todo no se le puede pedir más. Y el Adesal lo ha dado y lo ha puesto todo para que los puntos que tenía en litigio contra el Zuazo se quedaran en La Fuensanta. Sin embargo, se juntaron una serie de factores que lo hicieron imposible. Uno, la seriedad del Zuazo; dos, una colección de balones a la madera; y tres, la pareja Mendoza-Viscarelli, que como el día del Elche, inclinaron la balanza a favor de las visitantes sin que casi se notara. Pero como muestra queda un detalle: ninguna jugadora del Zuazo fue excluida durante 60 minutos.

Tras este partido, la realidad marca que el Adesal sigue en descenso. E incluso que la situación puede ponerse peor tras la próxima jornada, puesto que el miércoles ha de rendir visita al Bera Bera. Sin embargo, el Adesal presenta síntomas de mejoría. Y, sobre todo, una voluntad inquebrantable de que si tiene que descender será vendiéndolo muy caro. Porque, por ejemplo, ha tenido el hándicap de la rotación. Sin Ángela Ruiz en la citación, Rafael Moreno se quedó con sólo ocho jugadoras de campo que casi obran un milagro sobre la pista. Y es que durante la primera parte rozó un nivel altísimo en todos los sentidos. Encontró caminos hacia el gol gracias a Amit, los siete metros de Carlota o el trabajo de Yacaira en el pivote. Pero también con su defensa que le hizo fuerte. Hasta el punto de que no permitió florituras a un Zuazo que de salida reservaba a Tania Yáñez, su principal referencia ofensiva. Así, camino del descanso, el Adesal se puso con un esperanzador 17-14.

Pero esa brillantez se encontró de repente con la opacidad del entreno en la segunda parte. Una laguna de 0-5 dio el control del partido al Zuazo. En 10 minutos, Adesal facturó cero goles, por lo que Rafael Moreno agotó sus dos tiempos muertos. Parecía que el Adesal se podía descomponer como otras veces. Pero no. Tenía mucho que decir y, sobre todo, orgullo que mostrar. Así, dos goles de Alba Sánchez de manera consecutiva hicieron que el cuadro fuensantino buscara una igualada, que se fraguó en el 21-21. E incluso fue a más con un gol desde el extremo de Masha, que le devolvía la ventaja a falta de 13 minutos para el final.
Entonces, el Zuazo creció desde su portería con Lorena y su defensa, que tuvo más permiso por parte de los árbitros. Las cero exclusiones visitantes así lo acreditaron. Por si no fuera bastante, a falta de tres minutos sacaron de la pista a Yacaira Tejeda cuando el marcador era de 24-26. Fue la puntilla para un Adesal que estaba exhausto por el esfuerzo realizado durante 60 minutos en los que lo dio absolutamente todo. Y así seguirá hasta el final.

Ficha del partido

Adesal – 24 – Mar Sobrino; Lulú Dascalu (2), Alba Sánchez (4), Carlota Rubio (5, 4p), Masha (5), Yacaira Tejeda (4) y Amit Izak (4) –siete inicial-, Meriem Ezbida (p), Arantxa Hernández e Isa Moreno.

Zuazo – 28 – Lorena, Azaola (2), Gil (6), Bonilla (1), Ohiane (2, 1p), Ahedo (5) y Ainhoa (5) –siete inicial-, Leire (p); Sanz, Elicegui (1), Yáñez (1), Yanire (3), Maialen, Manrique y Aroa (1).

Árbitros: Mendoza y Viscarelli. Fueron excluidas las locales Carlota Rubio, Masha, Arantxa Hernández y Yacaira Tejeda.
Parciales: 3-3, 7-6, 10-8, 12-10, 14-12, 17-14 (descanso); 17-18, 17-20, 21-21, 22-24, 24-25 y 24-28.