Imagen de una paciente en el centro ambulatorio.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Imagen de una paciente en el centro ambulatorio.
Imagen de una paciente en el centro ambulatorio.
Redacción. El servicio de Drogodependencias de Cruz Roja registró durante el pasado año un aumento del número de jóvenes que pedían ayuda para superar su adicción a la cocaína o al cannabis.

Así, de los 331 cordobeses que recurrieron en 2014 a la institución humanitaria en busca de apoyo, casi una cuarta parte (74) eran personas con edades comprendidas entre los 20 y los 35 años con dependencia tanto al alcohol como a la cocaína o la marihuana. Esto significa diez más de las 64 atendidas en 2013 y 16 más respecto a las 58 de 2012.

Además, destaca el hecho de que cerca de la mitad (148) de los pacientes tratados en el centro ambulatorio de drogodependencias de Cruz Roja no había tenido previamente contacto con este servicio de la entidad, es decir, eran pacientes nuevos.

A lo largo del pasado año se llevaron a cabo en dichas dependencias 8.735 intervenciones, entre la atención médica, la psicológica y la social prestada a los usuarios. Por sexos, la balanza se inclinó claramente hacia los hombres, pues del total de personas tratadas 252 eran varones y sólo 79 mujeres.

El centro, en el que trabajan un médico, una psicóloga, una trabajadora social y un nutrido grupo de voluntarios y voluntarias, ofrece tratamiento integral ambulatorio a toxicómanos –empezando por la desintoxicación, pasando por la deshabituación y acabando con la integración social- y apoyo y asesoramiento de diverso tipo a sus familiares.

Los profesionales hacen un seguimiento médico y psicosocial de los pacientes, que contempla revisiones clínicas periódicas y terapias individuales y de grupo, así como diversos controles toxicológicos
. De estos últimos se efectuaron durante el pasado año un total de 188 pruebas.

Un área ésta que recibe financiación tanto del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad como de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, y que cuenta también en Córdoba con una unidad de desintoxicación hospitalaria, ubicada en el centro sanitario que la institución posee en la ciudad y que está orientada a personas con alta dependencia alcohólica o mixta.

Este recurso, que funciona desde 1989, ha alcanzado una duración media en el tratamiento inferior a los cuatro días de media por paciente, lo que minimiza los inconvenientes laborales que implican una terapia de esta índole.

Durante el pasado año, el personal de la institución realizó 41 desintoxicaciones hospitalarias.