Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Las eliminatorias a partido único tienen su encanto. Y hasta se prestan a las sorpresas y a los sueños de modestos como el Adesal de poder dar un susto a un gigante de su Liga llamado Bera Bera. Sin embargo, como en todos los órdenes de la vida, al final pesa la lógica y así el cuadro donostiarra es el que se ganó con todo derecho su billete para estar en la fase final de la Copa de la Reina en Castellón.

Con todo, y pese a lo que diga el marcador, el encuentro no se puede decir que fuera un partido excelso del campeón, que basó triunfo en una fortaleza defensiva que rozó el grado de inexpugnable para el Adesal. Y es que, como en otras ocasiones, no supo negociar el 6-0 de su adversario.

El choque tuvo un comienzo feo, muy feo. Y por parte de los dos equipos. El Adesal perdía demasiados balones, mientras que el Bera Bera se topó con Mar Sobrino y la madera. Moreno pidió un tiempo muerto que también le agradeció Etxaburu, puesto que tanto unas como otras tenían que ajustar. Y mucho.

El Bera Bera mejoró su puntería, mientras que el Adesal siguió perdiendo balones. Así empezaron unas pequeñas ventajas para las vascas de uno y dos goles, si bien las fuensantinas se iban agarrando al partido con los goles de Dascalu, Rubio y Tejeda. Incluso hubo opción de empate a 4, pero el lanzamiento de Carlota Rubio fue bloqueado y a partir de entonces el cuadro donostiarra dijo adiós. Lento, pero seguro.bera3
En un abrir y cerrar de ojos el marcador estableció una frontera de cuatro goles que se disparó camino del descanso hasta los siete (5-12). No hubo historia e incluso el Adesal no supo aprovechar una inferioridad por la exclusión de María Núñez.

Ya en la segunda parte, Etxaburu hizo algunas pruebas en función al partido, mientras que Moreno rotó. Y es que en el ambiente empezaba a flotar el partido de Liga del próximo fin de semana. El Bera Bera seguía siendo una roca para el ataque del Adesal, que no encontraba ningún tipo de resquicios. Y así iban pasando los minutos en los que crecía, y mucho, la distancia en el marcador.
Con todo, al Adesal no se le pudo discutir la entrega y su lucha ante un rival muy superior. Meriem paraba y el resto no dejaba de intentarlo, si bien la portera Maite Zugarrondo ofreció una exhibición en los últimos minutos que impidió que el cuadro fuensantino engordara su registro. Aun así, el Adesal frenó al coloso en 28 goles, reduciendo sus guarismos anteriores en las visitas ligueras, en las que franqueó los 30. La Copa es historia y ahora queda la Liga, donde se jugará realmente estar de nuevo la próxima temporada con la elite y disfrutar de eventos que hasta no hace mucho tiempo eran una utopía.

Ficha del partido

Adesal – 15 – Mar Sobrino; Masha (2), Lulú Dascalu (2), Amit Izak (3), Carlota Rubio (5), Alba Sánchez (1) y Yacaira Tejeda (1) –siete inicial-, Meriem Ezbida (p), Arantxa Hernández (1), Isa Moreno y Maku García.

Bera Bera – 28 – Temprano; Elorza (3), Núñez, Echeverria (2), Ziarsolo (2), Martínez (5) y Menéndez (4) –siete inicial-, Zugarrondo (p), Arizaga (1), Arrojería (2), Azanza (3), Ederra (2) y Ezkurdia (4).

Árbitros: Molina y Molina. Excluyeron a Masha, Dascalu, Izak (2) y Tejeda, por las locales; y a Azanza, Menéndez, Núñez y Ezkudia, por las visitantes.

Parciales: 0-1, 2-3, 3-4, 4-9, 5-10, 5-12 (descanso), 6-16, 7-19,9-22, 11-24, 12-26 y 15-28.

Incidencias: 300 espectadores en la Sala de la Fuensanta. Partido correspondiente a la ronda de octavos de final de la Copa de la Reina.