Una trabajadora del colectivo, Dolores Sánchez y María Luisa Ceballos.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Una trabajadora del colectivo, Dolores Sánchez y María Luisa Ceballos.
Una trabajadora del colectivo, Dolores Sánchez y María Luisa Ceballos.

Redacción. La Diputación de Córdoba, a través del Instituto Provincial de Bienestar Social, ha favorecido la instalación de ventanas térmicamente eficientes en la casa familiar San Francisco de Asís-Hermanos de la Cruz Blanca de Córdoba, gracias a un convenio de colaboración por el cual la institución ha otorgado una subvención de 20.000 euros para la ejecución del nuevo acondicionamiento.

La presidenta de la Diputación de Córdoba y del IPBS, María Luisa Ceballos; el vicepresidente primero, Salvador Fuentes, y la delegada de Bienestar Social, Dolores Sánchez, se han trasladado hoy a la casa familiar para comprobar el resultado de esta ayuda y conocer la sala de estimulación sensorial, espacio habilitado también gracias a un convenio de colaboración del 2009 de la institución valorado en otros 20.000 euros.

María Luisa Ceballos ha manifestado que la organización es “fundamental. Este es un centro residencial arraigado en Córdoba y en la provincia, que cuenta con más de 500 voluntarios. Las administraciones debemos estar agradecidos de la labor que hacéis”.

Además, Ceballos ha comentado que “este segundo convenio ha permitido adecuar las instalaciones a los criterios de eficiencia energética, algo que se agradece en épocas de tanto frío como ésta”.

Por su parte, Miguel Ángel Caracuel, presidente de la Asociación Amigos de los Hermanos de la Cruz Blanca de Córdoba, ha agradecido a la Diputación su colaboración, ya que “a sabiendas de cómo están las cosas, estáis realizando un gran esfuerzo por estar aquí y seguir colaborando”. Caracuel ha informado de que “el centro lleva más de 30 años trabajando, y ha pasado por distintas dependencias, en la actual estamos desde el 2004. Se ofrece asistencia a personas con discapacidad física e intelectual”.

La sala ayuda a una serie de usuarios, que están muy limitados en sus capacidades y en su forma de estimulación. La usamos para relajación de algunos y para estimular a aquellos que tienen gran discapacidad”, ha continuado Caracuel, quien ha recordado que hay 54 acogidos en régimen interno y 10 pertenecen al centro de día.