Campesinos bolivianos haciend uso de las semillas locales.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Campesinos bolivianos haciend uso de las semillas locales.
Campesinos bolivianos haciend uso de las semillas locales.

Redacción. La Diputación de Córdoba, a través de su Delegación de Cooperación al Desarrollo y gracias al trabajo de las oenegés cordobesas, está impulsando entre las comunidades rurales de Bolivia la consecución de su soberanía alimentaria, su derecho a definir sus políticas agrarias y alimentarias conforme a criterios de desarrollo sostenible y adecuación cultural.

Así, a través de CIC-Batá la institución provincial está llevando a cabo con los Centros Rurales de Formación (Cetha) del departamento de Tarija (Bolivia) un proyecto para el manejo sostenible de abejas melíponas (abejas sin aguijón) como medio para mejorar la producción y la salud de las comunidades rurales de esta zona. En concreto, esta iniciativa cuenta con una ayuda de la Diputación de 39.800 euros.

La delegada provincial  de Cooperación al Desarrollo, Pilar Gracia, explica que “con este proyecto se pretende recuperar distintas razas de estas abejas para mejorar la polinización de especies forestales, hortícolas y frutícolas, así como favorecer el aprovechamiento sostenible de los productos obtenidos de estas”.

“El fin último es mejorar la salud de las comunidades rurales de Potreros, Rode Lajitas y San Josecito Norte, de la zona noroeste de la provincia de O’Conor de Tarija, potenciando así la soberanía alimentaria y la sostenibilidad medioambiental”.

Por otro lado, y en la misma zona de Tarija, CIC-Batá ha concluido un proyecto para la puesta en valor y el aprovechamiento de las semillas locales, subvencionado también por la Delegación de Cooperación con 27.500 euros y cuya puesta en marcha ha sido muy apreciada por los campesinos locales.

También en este caso, explica Pilar Gracia, “pretendemos contribuir a la lucha por la soberanía alimentaria y a la disminución de la dependencia del campesinado del sistema de semillas disponible en una zona ubicad en el sur de Bolivia, en las últimas estribaciones de la cordillera de los Andes”. Para ello, continúa, “se ha puesto en marcha un sistema de manejo sustentable de semillas locales, recuperándolas y difundiéndolo; además, se ha favorecido el intercambio entre las familias productoras de la región y se han beneficiado 17 comunidades campesinas con más de 4.000 habitantes”.