Se medirá la huella de carbono 14 en el aceite de oliva.

Javier Collado

Dobuss

La aceituna y el aceite de oliva son un símbolo de Andalucía.
La aceituna y el aceite de oliva son un símbolo de Andalucía.

CBN. Durante siglos, Andalucía ha sido identificada por su buen aceite de oliva. Y no es extraño que sea todo un símbolo de esta tierra. Porque la agricultura es una de las principales actividades económicas de la comunidad autónoma, siendo el olivar el principal cultivo andaluz con cerca de 1,5 millones de hectáreas, y uno de los que más valor aporta a la producción agraria andaluza al situarse en torno a 2.000 millones de euros de media en los últimos años.

En Andalucía existen alrededor de 1,5 millones de hectáreas destinadas al olivar.
En Andalucía existen alrededor de 1,5 millones de hectáreas destinadas al olivar.

Históricamente, el olivar ha incrementado su importancia en el territorio andaluz de la mano del hombre, siendo un bosque que se ha adaptado perfectamente a las condiciones climáticas y del terreno. Un hecho que ha ido paralelo a la importancia económica y social que ha ido adquiriendo. Así ha sido especialmente en Córdoba con 343.812 hectáreas de olivar, así como en Jaén, Granada, Málaga y Sevilla, que conforman el llamado “eje del olivar”.

El olivar supone el 40% del total de empleo agrario de Andalucía.
El olivar supone el 40% del total de empleo agrario de Andalucía.

Por citar algún dato económico que ponga de manifiesto su importancia económica, podemos tener en cuenta que el olivar genera en Andalucía, de media, entre 15 y 20 millones de jornales al año, acumulando en torno al 40% del total de empleo agrario de la región.

En total, Andalucía cuenta con 169.459 explotaciones. Además, el aceite de oliva y la aceituna de mesa suman más del 26% de las exportaciones agroalimentarias andaluzas. Igualmente, el olivar es el mayor perceptor de ayudas de pago único de la Política Agraria Común (PAC), con unos 815 millones de euros (cerca del 50% del total andaluz).

Mapa con la distribución del olivar en la comunidad andaluza. / Foto: Junta de Andalucía.
Mapa con la distribución del olivar en la comunidad andaluza. / Foto: Junta de Andalucía.

Con todo ello, Andalucía es, de forma muy destacada, la comunidad autónoma con mayor producción en España, con alrededor del 82,2% de la producción media nacional de aceite de oliva. Esta cifra supone, además, que laproducción andaluza de aceite de oliva ronda el 40% del total de la producción mundial. Todo ello motiva que, desde un punto de vista territorial, el sector del olivar tenga un peso decisivo en Andalucía, con más de 300 municipios cuya estructura socioeconómica está ligada al mismo.

 la producción andaluza de aceite de oliva ronda el 40% del total de la producción mundial.
la producción andaluza de aceite de oliva ronda el 40% del total de la producción mundial.

En cuanto a su consumo, la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Elena Víboras, ha apuntado que el de oliva es el aceite vegetal más consumido en España (cerca del 70% del total), siendo además un reto incrementar su presencia en el mercado internacional, donde este aceite, con cualidades saludables demostradas científicamente, sigue ganando cuota de mercado. Según Víboras, el consumo mundial de aceite de oliva ha aumentado más de un 25% durante las últimas 15 campañas.

El aceite de oliva es el más consumido en España.
El aceite de oliva es el más consumido en España.

En este aspecto, Andalucía lidera las exportaciones en el ámbito nacional, con el 73%. Así, según los datos de la última campaña 2013-2014, Andalucía exportó 776.400 toneladas de aceite de oliva por un valor de 1.782 millones de euros. En este sentido, Elena Víboras ha considerado que “hay margen para que todos los eslabones de la cadena de valor puedan obtener beneficio de forma equilibrada“; por ello, ha asegurado, hay que seguir trabajando en concentrar la oferta y mejorar la posición negociadora, ganar en eficiencia y competitividad, tanto en el campo como en la transformación y comercialización; y adoptar buenas prácticas comerciales evitando abusos y guerras de precios que, “a la larga, no benefician a nadie”.

La consejera Elena Víboras, en un encuentro con el sector del olivar.
La consejera Elena Víboras, en un encuentro con el sector del olivar.
El polen del olivo alcance niveles elevados en Córdoba
El Plan Director del Olivar nace para estudiar cómo mejorar este ámbito junto a los productores del sector.

Puesta en marcha del Plan Director del Olivar. Ante la importancia del sector olivarero, la Junta de Andalucía ha elaborado el llamado Plan Director del Olivar (PDO) con el objetivo de analizar la situación actual del sector y estudiar de forma conjunta con el sector las necesidades del cultivo y de los territorios que ocupa.

Una vez realizado este análisis se trataba de poder establecer una estrategia realista que centre todos los esfuerzos en las necesidades reales del sector,aprovechando las sinergias con otros programas que tienen incidencia sobre el territorio, con el fin de alcanzar un sector más competitivo y sostenible, que cree mayor valor y empleo aquí en la región andaluza.

El objetivo es hacer un sector más competitivo.
El objetivo es hacer un sector más competitivo.

Hay que recordar que este plan se enmarca dentro de la apuesta decidida de la Junta de Andalucía por el olivar. Un hecho que se concreta a nivel normativo en La Ley 5/2011, de 6 de octubre, del olivar de Andalucía, una ley pionera para el sector, que tiene como objeto establecer el marco normativo para el mantenimiento y mejora del cultivo del olivar en Andalucía, el desarrollo sostenible de sus territorios y el fomento de la calidad y promoción de sus productos.

aceite
Andalucía es la comunidad que más aceite de oliva produce de España.

Dicha Ley concibe el Plan Director del Olivar como el instrumento esencial para la consecución de los fines fijados en la Ley (artículo 5.1), con una vigencia de seis años (artículo 7). El PDO es por tanto una herramienta de apoyo al sector que trata de servirnos como foro de reflexión de las características que se desean para el futuro del sector andaluz.

La consejera, reunida con representantes del olivar.
La consejera, reunida con representantes del olivar.

Es, además, el fruto del trabajo conjunto de todos los agentes públicos y privados del sector que han participado activamente en su diseño, a través de un Grupo de Trabajo Técnico constituido por mandato del Consejo Andaluz del Olivar. Este Consejo creado en la Ley 5/2011, es un órgano adscrito a la Consejería de Agricultura, como órgano asesor en lo concerniente al mantenimiento y mejora del cultivo del olivar en Andalucía, el desarrollo sostenible de sus territorios y el fomento de la calidad y promoción de sus productos.

El documento “supone el cumplimiento del compromiso adquirido tras la aprobación de la Ley del Olivar de Andalucía, un marco normativo específico para el mantenimiento y la mejora de este sector estratégico para la comunidad”, ha aseverado Víboras.  Una vez que este órgano asesor emita su informe preceptivo, el Plan deberá ser aprobado como decreto por el Consejo de Gobierno.

“La Ley del Olivar supone un espaldarazo para todo el olivar de nuestra región, sin excepción, ya que todas las provincias se van a beneficiar de ella de una u otra forma”, ha resaltado la consejera, que ha recordado que se trata de “un sector en el que Andalucía es líder mundial, que aporta más de la quinta parte de todo el valor de nuestra producción agraria”.

El Consejo Andaluz del Olivar se reunió el pasado mes de julio.
El Consejo Andaluz del Olivar se reunió el pasado mes de julio.

Una vez finalizada la fase de elaboración del PDO en dicho grupo de trabajo, se ha sometido a la consideración del Consejo Andaluz del Olivar en la reunión mantenida el pasado 24 de julio de 2014 e inmediatamente después se ha iniciado latramitación para su aprobación mediante Decreto de Consejo de Gobierno.

El Plan incluye los contenidos referidos al diagnóstico y caracterización del olivar andaluz, delimitación de los territorios del olivar, tipologías del olivar tradicional, así como la identificación, cuantificación, reconocimiento y evaluación de las externalidades positivas y negativas del olivar y de sus materias primas y productos.

El documento plantea una serie de estrategias para el olivar andaluz.
El documento plantea una serie de estrategias para el olivar andaluz.

Una vez realizado el diagnóstico tanto de las explotaciones como de las industrias y los mercados, se proponen una serie de estrategias y actuaciones con el fin de que los territorios de olivar progresen hacia territorios eficientes, competitivos y sostenibles. Las estrategias de actuación para la mejora del sector del olivar, incluyen medidas estructurales, mantenimiento del patrimonio olivarero, mejora de la productividad y de la cadena de valor, así como medidas que contribuyan a la sostenibilidad medioambiental y fomento de la I+D+i+F y su transferencia al sector, de forma que se aseguren la calidad de las producciones y las garantías de los consumidores.

Se plantean cuatro niveles de actuación.
Se plantean cuatro niveles de actuación.

Mediante el primer nivel, el de explotaciones, el Gobierno de Andalucía quiere propiciar, en colaboración con el sector, la mejora del modelo de explotación olivarera con una mayor dimensión de las estructuras productivas, una mayor eficiencia en el uso de los recursos, la diferenciación en los mercados a través de figuras de calidad y generar mayor valor añadido.

El segundo nivel, el dedicado a los mercados, permitirá garantizar la viabilidad económica de las explotaciones y del sector en general, mientras que el tercero, I+D+I+F, servirá para garantizar el futuro del olivar a través de la investigación, la innovación, la transferencia tecnológica y formación. Y, por último, el cuarto nivel, dedicado a la construcción del territorio, se centrará en fomentar la transformación y comercialización local de los productos aprovechando el patrimonio cultural y natural del olivar.

El Plan plantea hasta 125 actuaciones. / Foto: emartv.com.
El Plan plantea hasta 125 actuaciones. / Foto: emartv.com.

En definitiva el Plan apuesta por una acción positiva, integral, multidisciplinar y coordinada por parte de los agentes afectados, con objeto de promover la competitividad y sostenibilidad de los territorios olivareros y del sector oleícola en su conjunto, considerando los aspectos económicos, ambientales, sociales y culturales. Y para ello se ponen en marcha una serie de líneas estratégicas con incidencia en las explotaciones, la industria asociada y todo el territorio ocupado por olivar. Por todo ello, el Plan Director supone unaoportunidad para construir un proyecto colectivo con elcompromiso de todos los actores.

Las actuaciones ideadas plantean diversas mejoras.
Las actuaciones ideadas plantean diversas mejoras.

Los beneficios del Plan. El Plan Director del Olivar es elprincipal instrumento estratégico que la Administración andaluza pone a disposición del sector para los próximos seis años. El documento contempla 125 actuaciones con las que se pretende alcanzar una serie de objetivos esenciales para el futuro de los territorios ocupados por olivar y que se pueden agrupar en cuatro grupos.

Una estrategia para los próximos seis años.
Una estrategia para los próximos seis años.

En primer lugar, mejorar el modelo de explotación olivarera, para alcanzar un sector competitivo y que esté mejor preparado para tomar sus propias decisiones mediante actuaciones encaminadas a lograr estructuras productivas más modernas y profesionalizadas, con menores costes, más eficientes en el uso de recursos y generadoras de mayor valor añadido. Mejorar la sostenibilidad económica de las explotaciones y del sector en general, con medidas de concentración de la oferta, mejora organizativa y formativa del sector transformador, mayor y mejor conocimiento por parte del consumidor, mayor transparencia en los mercados y una justa distribución de márgenes y costes en la cadena de valor. Fomentar la investigación, innovación, la transferencia tecnológica y la formación para garantizar el futuro del olivar, con promueven actuaciones dirigidas a lograr un sector bien formado, con acceso a las últimas novedades en el ámbito de la ciencia y la tecnología aplicadas y capaz de abordar su futuro sin complejos. Y, por último, construir territorios sostenibles del olivar, aprovechando su rico patrimonio cultural y natural, con medidas tendentes a fomentar la transformación y comercialización local de los productos, favorecer la generación de renta y empleo en el medio rural.

En cuanto a la puesta en marcha, está previsto que durante el próximo año, (una vez que esté aprobado el PDR y comiencen a convocarse las distintas líneas de ayuda, empiecen a llegar los primeros incentivos a las 170.000 explotaciones olivareras y los más de 2 millones y medio de andaluces que trabajan en 1.500 entidades transformadoras, envasadoras, orejeras y de refinado.

Asimismo, el documento del Plan de Acción del Sector de Aceite de Oliva en la UE, presentado en junio de 2012, indica que “los Estados miembros a los que corresponda incluyan en sus programas de desarrollo rural un sub-programa temático oleícola que contribuya al desarrollo de las prioridades que respondan a las necesidades específicas de la reestructuración del sector”.

Este programa está en el marco de las políticas de la Unión Europea.
Este programa está en el marco de las políticas de la Unión Europea.

En esta línea se ha ido desarrollando desde la Consejería en los últimos meses el contenido de un subprograma temático para el olivar, orientado a una reestructuración tanto de explotaciones de las empresas ligadas al sector, teniendo como directriz la obtención, transformación y comercialización de productos que valoricen la calidad intrínseca del olivar andaluz, apoyado por un potente sistema de formación, asesoramiento y transferencia, y teniendo como directriz fundamental la calidad total, desde su origen hasta la comercialización final.

De forma adicional, el Plan de Desarrollo Rural de Andalucía 2014-2020 contempla, asimismo, actuaciones de carácter horizontal de las que también se verá beneficiado el sector del olivar, tales como inversiones en infraestructuras agrícolas, inversiones de prevención y reconstitución, ayudas a zonas con limitaciones específicas y fomento del desarrollo territorial, junto con la apuesta decidida por el relevo generacional mediante la incorporación de jóvenes en el sector del olivar.

Por tanto, para Elena Víboras “ha supuesto una oportunidad para aglutinar esfuerzos y buscar sinergias entre distintas políticas,programas e instrumentos financieros que se definen con la nueva Política Agrícola Común (PAC) y, por ello, su elaboración ha tenido que ir acompasada a la elaboración del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía (PDR) para el periodo 2014-2020”.

El Plan de Desarrollo Rural también contempla medidas para el olivar. / Foto: aceitehuelva.com
El Plan de Desarrollo Rural también contempla medidas para el olivar. / Foto: aceitehuelva.com

Por esta razón, ha explicado Víboras, “hemos incluido en nuestro PDR un Subprograma Temático para el Olivar, que será el principal soporte financiero del Plan Director, con un presupuesto inicial de 304 millones de euros de gasto público total para 16 operaciones (o actuaciones que se derivan de ocho medidas del PDR) destinadas, exclusivamente, al sector del olivar”.

Una herramienta vital para el sector olivarero.
Una herramienta vital para el sector olivarero.

Con todo ello, la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Elena Víboras, ha destacado que el Plan Director del Olivar “promoverá la competitividad y la sostenibilidad de los territorios olivareros y del sector oleícola”, para lo que recoge más de un centenar de actuaciones. El plan tendrá respaldo financiero en un Subprograma Temático para el Olivar, que se incluirá en el nuevo Programa de Desarrollo Rural (PDR) para 2014-2020. Una herramienta vital para el sector olivarero.