Dibujo de la imagen que se cree que tuvo "El Tempranillo".

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Dibujo de la imagen que se cree que tuvo "El Tempranillo".
Dibujo de la imagen que se cree que tuvo «El Tempranillo».

Cristina Abad Cabal. José María Hinojosa, es el nombre completo del famoso bandolero «El Tempranillo», este nació en Jauja una pequeña aldea del sur de Córdoba perteneciente a la localidad de Lucena, el día 24 de Junio del 1805. Desde muy pequeño se alejó de su lugar de origen, un hecho fortuito como fue el asesinato de su padre por parte del capataz de una hacienda de Montilla, donde la justicia no hizo nada por encarcelar al culpable, hizo que cuando el destino le puso frente a frente con este hombre, Hinojosa lo matara en un duelo con una navaja y por este motivo huyese. Se desplazó hasta a las sierras andaluzas donde comenzó su andadura como bandolero.

La raíz de la palabra bandolero viene del latín bannitus (desterrado), que se aplica a aquellas personas que se apartaban de la sociedad civil para hacer la vida en los montes y despoblados, convirtiéndose en lo que hoy llamaríamos bandoleros. Su modo de vida se basaba en la lucha constante contra las autoridades y las leyes, a la vez que hacía del robo su sustento.

El apodo de “Tempranillo”, se refería a la rapidez con la que se inició en  la carrera del bandidaje. Perteneció en estos primeros años a las cuadrillas de «Los Siete Niños de Écija» y de Don Miguelito Caparrota. Hinojosa pronto se hará famoso en toda Andalucía como modelo de bandido valiente, inteligente, activo, atractivo y generoso. Siempre escapó de la acción de la justicia aprovechando su sobresaliente conocimiento del terreno, dominaba todas las carreteras del sur y hasta el servicio de correos, recibiendo una onza de oro por cada vehículo que dejaba pasar libremente.

Retrato en azulejos del bandolero cordobés,
Retrato en azulejos del bandolero cordobés,

En Torre Alháquime, una pequeña aldea cercana a Olvera, dentro de la provincia de Cádiz, en plena ruta del contrabando, José Mª conoce a dos personajes claves en el devenir de su vida: Mª Jerónima Francés y Frasquito “El de la Torre”. Con María Jerónima  contrae matrimonio legítimo en fecha y lugar no determinados, probablemente  en la propia aldea, pero es un dato difícil de comprobar puesto que el archivo parroquial, por desgracia, se destruyó en la última guerra civil. Entabla amistad con Francisco Salas, alias Frasquito “El de la Torre”, concuñado de José María, con este establece una relación de compañerismo, a pesar de que entre ambos era mucha la diferencia de edad. Puede ser este personaje el “maestro”, el que guiará los pasos del joven José Mª en su carrera delictiva. A la postre, el alumno le superará con creces, y la supremacía del carácter le hará indiscutible y por ello será recordado hasta nuestros días.

Se especializó en asaltos a carruajes y diligencias, sobre todo la de la hacienda del reino, lo que llenó de rabia al monarca Fernando VII. Sus hazañas llegaron hasta palacio, ya que fue conocido por todo el territorio, más que por sus fechorías de forajido, por su generosidad ante las personas a las que robaba, ya que prohibía a sus secuaces bajo severas penas, la muerte de nadie. De esta manera, comenzó a estar en boca de los juglares que cantaban en las plazuelas coplillas como: Por la Sierra Morena va una partía; al capitán le llaman José María.

Dibujo de tres badoleros de la época.
Dibujo de tres badoleros de la época.

El indulto es una medida de gracia que se otorga a los reos, mediante sentencia firme e irrevocable, por la que se remite la pena y se extingue la responsabilidad criminal. A José María y al resto de sus hombres de las distintas partidas se les  indultó por parte del rey Fernando VII, dando de esta manera solución a esta banda que no dejaba de incomodar a la monarquía y a la realeza con sus intervenciones.  El indulto se concedió a José María “El Tempranillo” en el primer trimestre de 1.832, se desconocen las condiciones en las que se pactó el indulto pero se sabe que tras el indulto, siguió existiendo el bandolerismo en Andalucía.

Aparte de ser indultado, se dice que fue nombrado por el Rey, Comandante del Escuadrón Franco de Protección y Seguridad Pública de Andalucía. Tras un año desempeñando su nueva tarea, José María se encontraba al mando de un escuadrón de caballería en busca del “Barberillo”, un bandolero también reputado, al cual fue a buscar a un cortijo conocido; allí es disparado por su contrincante que le dispara de hiriéndole de gravedad, por lo que morirá a la edad de 28 años en Alameda a donde fue trasladado para su recuperación, la cual no llegó a producirse.