McKinsey Social Initiative

Javier Collado

Dobuss

Redacción. Según informa Expansión, la multinacional McKinsey ha diseñado un ambicioso programa de formación y ayuda a 100.000 jóvenes españoles para encontrar su primer empleo.

En tan solo 12 semanas, Generation  dará la formación necesaria para que los jóvenes puedan empezar a trabajar rápidamente en sectores económicos de la economía digital con alto crecimiento. También le forman para el día a día con herramientas de comunicación, trabajo en equipo y planificación de carrera.

McKinsey Social Initiative
McKinsey Social Initiative

Como se afirma en la web www.generationinitiative.org: «Aprenderán en un ambiente seguro, de trabajo en equipo, mientras construyen relaciones con sus compañeros de clase y mentores que le guiarán en todo momento durante la formación. No tiene coste alguno».

El desempleo juvenil es un drama tan profundo como real. McKinsey, en su informe Formación para el empleo: lograr que la juventud europea trabaje, advierte, como tantos otros, del riesgo de una «generación perdida»

Alejandro Beltrán, director de McKinsey en Madrid ha manifestado: «Queremos que un millón de jóvenes (100.000 en España) encuentren un puesto de trabajo para el año 2020. Es un objetivo ambicioso, pero no hay que olvidar que en el mundo hay 75 millones de jóvenes desempleados. ¿Hay algo que podamos hacer para, al menos, reducir el problema?

La consultora, a través de la entidad sin ánimo de lucro McKinsey Social Initiative, ha puesto en marcha Generation, un programa intensivo, de meses de duración, para formar a jóvenes de entre 18 y 29 años en las capacidades, habilidades y actitudes que exigen las empresas.

El citado informe, creado a partir de encuestas a 5.300 jóvenes, 2.600 empresarios y 700 centros educativos de ocho países europeos (incluido España), confirma la discrepancia que existe entre la percepción que tienen empresas y universidades sobre el nivel de preparación de los jóvenes. En concreto, el 74% de los centros educativos considera que los nuevos empleados tienen una preparación adecuada. Entre los empresarios, no obstante, sólo el 34% coincide.

Una cuarta parte de los 87 participantes de la primera edición ya tiene un puesto de trabajo

Sedes Programa Generation McKinsey

España, probablemente por su desproporcionada incidencia de desempleo juvenil, ha sido el primer país en poner en marcha el programa Generation. Le siguen Kenia, India, México y EEUU (uno por continente).

Generation consta en realidad de dos cursos diferenciados: uno de márketing digital y analítica web, y otro de programación web. «El 70% o 75% del contenido es de tipo técnico; el resto incide en las habilidades sociales y de búsqueda de trabajo. Aquí se incluyen cuestiones como la creatividad, el trabajo en equipo, la capacidad de liderazgo, la elaboración de un currículo, la realización de una entrevista de trabajo o cuestiones relacionadas con el autoempleo», explica Pablo Hernández, socio de McKinsey.

«Está dirigido a jóvenes que no tienen trabajo, independientemente de lo que hayan estudiado», añade Hernández. Una de las conclusiones más sorprendentes a las que ha llegado el equipo involucrado en esta iniciativa social es que «los conocimientos previos no suponen ninguna diferencia en el resultado», apunta Beltrán.

En España, la tasa de paro entre los menores de 25 años es del 53,8%, según cifras de Eurostat.

A pesar de ello, según la Comisión Europea existe un déficit de 700.000 trabajadores en distintas áreas que tienen que ver con la economía digital. Y el número de puestos que se crean en estos ámbitos crece del orden de 100.000 al año. «Salvo que los jóvenes adquieran las competencias que necesitan los empleadores, se encontrarán en desventaja incluso en las mejores situaciones económicas», afirma McKinsey en su informe Formación para el empleo: lograr que la juventud europea trabaje.

El programa Generation no es el único que ambiciona acabar con el drama del desempleo juvenil. La propia Bruselas, por ejemplo, ha puesto en marcha el proyecto Youth guarantee para apoyar financieramente iniciativas relacionadas. Su presupuesto casi marea: 8.000 millones de euros. «Para que sea efectiva, debe invertir en medidas que ayuden a los jóvenes no sólo a encontrar trabajo, cualquier trabajo, sino a desarrollar competencias y estrategias profesionales», concluye el citado informe.
Para la Unión Europea, el coste de los jóvenes que no encuentran trabajo se cifraba, ya en 2011 (contabilizando el coste directo y el rendimiento perdido), en unos 153.000 millones de euros anuales.