Coche Policía Nacional
Foto de archivo de un coche de la Policía Nacional.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Coche Policía Nacional
Vehículo de la Policía Nacional.

Redacción. Agentes de la Policía Nacional han procedido a la detención de un hombre de 30 años de edad como presunto autor de un delito de robo con fuerza en grado de tentativa.

La presente detención tuvo lugar sobre las 5 de la tarde del pasado día 22 de noviembre,  tras recibirse una llamada en la Sala Operativa del 091 en la que se alertaba que a través de la cámaras de seguridad de una iglesia del casco antiguo de Córdoba se había detectado a un hombre en el interior de la misma encontrándose, dándose la particularidad de que en ese momentos el templo estaba cerrado al público.

Por tal motivo se comisionó de inmediato al lugar varios indicativos policiales, cuyos componentes realizaron una primera inspección por el perímetro externo sin detectar nada anormal, entrevistándose en el lugar con un obrero que en ese momento estaba en realizando unas reparaciones en la fachada, manifestando este a los agentes que cuando se disponía al cierre de la iglesia una pareja le solicitó entrar a ver el interior de la misma un instante, ya que se encontraban en la ciudad de vacaciones y se marchaban ese mismo día, accediendo  a ello y entrando igualmente una tercera persona que creía que los acompañaba.

Una vez dicha pareja fuera del templo, y bajo la creencia que la tercera persona también había abandonado el lugar, procedió a cerrar  la iglesia, conectando la alarma.

Minutos más tarde, mientras que trabajaba en la obra pudo escuchar como se activaba la señal acústica de la alarma, recibiendo simultáneamente una llamada de la empresa de seguridad informándole de que en la Sacristía se encontraba una persona revolviendo el interior, razón por la cual había dado aviso igualmente a la Policía Nacional.

Una vez en el lugar agentes previamente comisionados por la Sala del 091, éstos procedieron a realizar una requisa en la Iglesia, constatando como efectivamente la zona de la Sacristía estaba desordenada, si bien no hallaron a nadie en el interior, razón por la cual de inmediato procedieron a comprobar los entornos del templo, observando uno de los actuantes en ese momento como en el exterior había una persona tratando de bajar desde la torre del campanario hasta un andamio de la obra,  siendo la misma interceptada y detenida antes de que lograra huir.