S.Basilio, 2

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Patio de San Basilio 17. / Foto. P.Monterroso.
Patio de San Basilio 17. / Foto. P.Monterroso.

Patricia Monterroso. Córdoba es conocida internacionalmente por ser Patrimonio de la Humanidad. La Mezquita-Catedral, el Puente Romano, su Sinagoga, la Judería… Todos los elementos perfectamente combinados para hacer de la ciudad una de las más hermosas del mundo. Pero si hay una fecha especial para Córdoba y que atrae a mayor número de turistas es mayo y, en particular, su Fiesta de los Patios. Rincones únicos que solo pueden admirarse en la ciudad califal.

Durante este mes las casas abren sus puertas e invitan a todos a pasar y contemplar el resultado de mucho trabajo y dedicación. Patios engalanados de flores y perfumados con los aromas más naturales.

marroquies
Marroquíes, 6. Mención de Honor 2014. Foto: Patricia Monterroso

Existen una gran variedad de flores que se pueden ver y oler durante todo el mes de mayo. Pero, sin duda, las más castizas son la gitanilla y el clavel. Sin embargo existen otras especies que pasan más desapercibidas y que engalanan igualmente las casas cordobesas. Este es el caso, por ejemplo, de la “flor de la gamba”, los claveles de aire, la solandra o las espinas de cristo.

Ahora, el historiador Juan José Primo Jurado ha querido reflejar en un libro este Patrimonio Inmaterial –declarado así en 2012 por la Unesco- que los cordobeses tienen suerte de disfrutar cada año.

Juan José Primo Jurado muestra su libro.
Juan José Primo Jurado muestra su libro.

Bajo el título “La Fiesta de los Patios de Córdoba, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad” en sus páginas, Primo Jurado analiza las características históricas y arquitectónicas de la casa cordobesa desde época romana y musulmana, donde el patio jugaba un papel clave en torno al que se desarrollaba la vida, con su típico suelo de enchinado, dotación propia de agua y especies vegetales genuinas.

Seguidamente, el autor habla del patio cordobés -localizado en sus barrios más populares- y lo entronca con la casa de vecinos y sus tradiciones. “Se trataba de un viejo caserón, a veces procedente de desamortizaciones de conventos, bañado por la luz y la brisa de la Sierra, donde se vivía en familia como en los antiguos pueblos.

S.Basilio, 2
S.Basilio, 2

Las penas, las alegrías, las enfermedades y las fiestas, se compartían. Incluso si alguien venía de fuera a insultar, todas las mujeres salían en defensa de la propia de la casa y moños y rizos terminaban rodando por el suelo”.

Los patios se visten de Navidad cada año.
Los patios se visten de Navidad cada año.

No cabe duda que aunque Córdoba es bella siempre, la ciudad luce más hermosa que nunca engalanada con las especies más variopintas.

Aunque la fiesta de los patios suele ser el momento que aprovechan turistas y lugareños para contemplar tan bello escenario, lo cierto es que durante toda la primavera la capital luce –como diría el refrán- “florida y hermosa”.

Pero también ahora en Navidad es un momento muy especial para disfrutar de los patios cordobeses y comprobar, de primera mano, porqué son Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.