Imagen de las cuidadoras visitando las ruinas de Medina Azahara.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Imagen de las cuidadoras visitando las ruinas de Medina Azahara.
Imagen de las cuidadoras visitando las ruinas de Medina Azahara.

Redacción. El Hospital de Montilla, en Córdoba, ha celebrado recientemente su VIII Jornada de Cuidadoras, en colaboración con el Distrito Sanitario Córdoba Sur. Un año más la actividad ha girado en torno a una visita turística, en esta ocasión al Conjunto Arqueológico de Medina Azahara. Esta jornada cultural y de ocio ofrece una alternativa a la rutina de estas personas que dedican la mayor parte de su tiempo al cuidado de otras, propiciando un tiempo desconexión, así como el intercambio de experiencias entre las personas cuidadoras y los profesionales sanitarios que las han acompañado en la visita.

Unas 50 cuidadoras de personas dependientes han tomado parte en esta jornada, que ha comenzado con la salida, en autobús, de las cuidadoras y el personal de enfermería desde el Hospital de Montilla, y cuyo itinerario lúdico les ha llevado a profundizar en el patrimonio histórico cordobés, conociendo el museo y las ruinas de la ciudad califal erigida por Abderramán III.

Profesionales de enfermería del hospital montillano y enfermeras gestoras de casos de Atención Primaria de la comarca, han sido los encargados de plantear esta octava edición de la jornada de cuidadoras en la que han participado mujeres procedentes de toda el área de influencia del centro hospitalario. En concreto, en esta área hay registradas 629 personas con la consideración de cuidadoras, repartidas entre los municipios de Montilla (287), Aguilar de la Frontera (108), La Rambla y Montalbán (95), Fernán Núñez y Montemayor (139).

La directora de Cuidados de Enfermería del hospital montillano, Carmen Alba, ha destacado que esta ya tradicional jornada sirve de encuentro y reconocimiento a la labor diaria de las cuidadoras –personas que renuncian sobre todo a tener tiempo libre para ellas, para dedicarlo a la persona que cuidan-. Este tipo de iniciativas fomentan también el apoyo mutuo entre aquellas personas que viven diariamente situaciones similares. Al mismo tiempo, tener contacto con los profesionales de enfermería fuera del entorno sanitario permite a las cuidadoras dialogar con ellos de manera más relajada, exponerles sus dudas y preguntas, así como hacerles sugerencias.