Cartel de la campaña del 25N de CCOO

Javier Collado

Dobuss

Cartel de la campaña del 25N de CCOO
Cartel de la campaña del 25N de CCOO

Redacción. Como viene siendo tradicional, el Área de Mujer e Igualdad del Sindicato Provincial de Enseñanza de Ccoo de Córdoba ha puesto en marcha una campaña educativa con motivo de la celebración del Día Internacional para la Erradicación de la Violencia de Género, que se conmemora el próximo 25 de noviembre.

En esta ocasión, la campaña lleva por lema “Aprendiendo a compartir ternura y cariño” porque, como explica la responsable del equipo de trabajo de la mencionad Área de Mujer e Igualdad, Concepción Sánchez Tapia, “aprendiendo a compartir afectos apostamos por la eliminación de la violencia hacia las mujeres y hacia cualquier ser humano”.

Como en años anteriores la campaña se está llevando a decenas de centros de Primaria y Secundaria, así como centros socio-educativos, de la provincia con distinto material educativo para trabajar en las aulas, en el que ha colaborado el profesor de la Universidad de Córdoba Manuel Delgado Marzo.

Una vez más, el profesor de la Escuela de Arte Dramático de Córdoba José Antonio Gómez Varela “Goval” ha diseñado un cartel que trata de mostrar la idea de que educar en saber mantener relaciones afectivas positivas desde la infancia, unidas a saber expresar y recibir ternura y cariño conllevará potenciar relaciones interpersonales no-violentas y empáticas.

El cartel se unirá a los diseñados por el artista para campañas anteriores y que forman parte de la exposición itinerante “Educando en Igualdad” que ha recorrido decenas de centros educativos de la provincia y lo seguirá haciendo en los próximos meses.

Tanto con el material educativo como el cartel, CCOO pretende ayudar al profesorado y al alumnado a “interiorizar parámetros culturales basados en valores pacíficos desde nuestras experiencias diarias”, señala Sánchez Tapia.

“Nuestra expresión de ternura y cariño permite que ellos y ellas construyan sus propios afectos; permite que interioricen dichos valores como universales a todos los seres humanos. Reconocerse como personas afectivas significa reconocerse como unicidad en todos los ámbitos que nos conforman como tales”, añade Sánchez Tapia quien hace hincapié en que “ternura y cariño nos posibilitan ver y disfrutar de los gestos más pequeños, de las alegrías que nos ofrece lo cotidiano, de la amabilidad, de valorar las diferencias y potencialidades de cada persona. Ternura y cariño son ejes constructores de relaciones interpersonales asertivas y de calidad”.