Manu Pineda contará su experiencia y las emociones vividas durante este largo asedio.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Manu Pineda contará su experiencia y las emociones vividas durante este largo asedio.
Manu Pineda contará su experiencia y las emociones vividas durante este largo asedio.

Redacción. Bajo el lema 50 días en Gaza, la plataforma Córdoba con Palestina organiza un encuentro con Manu Pineda, activista malagueño de la asociación Unadikum que estuvo en Gaza como voluntario de brigadas internacionales y relatará su experiencia directa durante el ataque israelí del verano pasado.

El encuentro tendrá lugar el día 4 de noviembre a las 20,00 horas en la Tejedora, Mercao Social de Córdoba, calle Gutiérrez de los Ríos nº 10 y se enmarca en el proyecto “Tejiendo solidaridad” puesto en marcha por este colectivo. Este acto es el que abre el programa de celebración del día internacional de solidaridad con el pueblo palestino, que se celebra el 29 de noviembre desde el año 1978 por acuerdo de la Asamblea General de Naciones Unidas alcanzado el 2 de diciembre de 1977.

La Asociación Paz, Igualdad y Solidaridad Internacional “Unadukim” es una asociación nacida a finales del año 2010 gracias a la iniciativa de varios activistas participantes en Rumbo a Gaza, la campaña de apoyo al pueblo palestino que posibilitó la presencia de un barco del Estado español en la Segunda Flotilla de la Libertad, el Gernika. Las primeras actividades de esta asociación estaban estrechamente ligadas a la citada campaña de la que nació esta asociación fundada para apoyar la causa palestina y romper el bloqueo que sufren los Territorios Ocupados Palestinos en la Franja de Gaza.

En el encuentro, Manu Pineda explicará su experiencia, las dificultades que encuentran los observadores internacionales para entrar en Gaza –e, incluso, para salir de la franja- y el papel que juegan los observadores internacionales interponiendose entre el fuego de las armas de los soldados israelís y la población civil palestina desarmada en defensa del derecho de éstos últimos a transitar por su territorio, labrar y cosechar su tierra y pescar en la estrecha franja de 6 millas que el estado de Israel les tiene asignado. Igualmente contará su experiencia y las emociones vividas durante este largo asedio en el que los observadores internacionales se situaban en los tejados de los hospitales para evitar que el ejército los bombardeara.