Pósito de La Corredera.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Pósito de La Corredera.
Pósito de La Corredera.

Redacción. El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, y el director de Estructuras Comerciales de la empresa pública Mercados Centrales de Abastecimiento (Mercasa), Pablo González, han presentado el proyecto para recuperar y revitalizar el Pósito, en la Plaza de la Corredera, como espacio gastronómico «vinculado a la materia prima más cercana de la provincia, que refuerce el valor y el atractivo de ocio y comercial de la Corredera» según ha dicho el propio alcalde.

Tras la rehabilitación del edificio, que lleva más de 50 años cerrado y abandonado, el nuevo mercado de la Corredera tendrá 22 puestos divididos en dos plantas y contará con una inversión de cuatro millones de euros por parte de Mercasa que «que realiza una apuesta firme y clara por el proyecto y que financiará al cien por cien el mismo».

En la rueda de prensa, que ha contado con la presencia de representantes vecinales y el arquitecto de Mercasa Ramón Espadas, Nieto ha informado de que la adjudicación se va a realizar través de un proceso abierto, de manera que «Mercasa ha aportado la idea, pero no está absolutamente cerrado a esta empresa».

Según palabras del regidor el Ayuntamiento recibirá un canon tras ponerse en marcha el proyecto, que tendrá un plazo de concesión del espacio de unos 35 años. Dichomercado va a aportar «una imagen nueva y necesaria, que complementa la oferta turística en materia gastronómicade la ciudad».

Otro de los datos que ha aportado José Antonio Nieto es que la diferencia con el Mercado Victoria es que este nuevo espacio tiene «una orientación mucho más gastronómica y menos de ocio», a lo que añade que «tiene un componente de vinculación patrimonial notable que no tiene el Mercado de la Victoria».

Por su parte, Pablo González ha explicado que «por parte de Mercasa se ha preferido Córdoba antes que otras ciudades por muchas circunstancias, como la buena relación societaria con el Ayuntamiento, las posibilidades extraordinarias de la ciudad en cuanto al desarrollo del comercio y la voluntad de rehabilitar espacios«.

Por último, el arquitecto del proyecto ha especificado que el Pósito es un edificio del siglo XVII, destinado a un antiguo almacén de grano y que «el objetivo de la actuación es revitalizarlo y la mejor forma de hacerlo es dándole un uso viable de cara al futuro». También ha explicado quela planta de arriba se utilizará para otros fines como «cursos de cocina, aulas específicas destinadas a productos en concretos, promociones de productos locales y cualquier cuestión temática que complemente el servicio del edificio».