Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Adesal1Redacción. El método “12 pilares equus con Chikung” se ha convertido en una de las innovaciones más destacadas de los últimos tiempos para ayudar a la mejora del rendimiento deportivo de los atletas de elite. El mismo, y en rasgos generales, consiste en trabajar por igual la tensión y la calma, dos factores que pueden ser definitivos en la competición. En el mismo, el objetivo final es que el deportista “incremente su confianza para evitar dudas para minimizar errores en esos momentos clave”, según David Jorba, Técnico en Psicología y coaching deportivo con la ayuda de caballos.

Este método ha sido utilizado en las categorías inferiores del FC Barcelona en sus distintas secciones, así como por tenistas profesionales con importantes resultados.
Ahora, el modelo tiene intención de extenderse y el grupo de trabajo de Jorba, que también cuenta con Wilson Espel, especialista de dinamización de equipos, y el cordobés José Manuel Domínguez, profesor de Chikung y entrenador, ha llegado a un acuerdo con Adesal para ponerlo en práctica nuevamente. En esta ocasión, será el próximo miércoles en las instalaciones del Club La Loma a partir de las 10:00 horas y tendrá una duración de cuatro. La sesión será a puerta abierta. Según Jorba, la idea final es buscar todo “tipo de motivaciones de manera individual y grupal” en función a una temporada en la que siempre surgen los contratiempos.

Actualmente, muchos grupos deportivos utilizan técnicas de concentración procedentes del mundo oriental, como es el caso de la selección alemana de fútbol que recientemente se adjudicó el mundial. Ahí es donde entra el Chikung, que propicia la calma necesaria a través de técnicas de relajación. De hecho, la plantilla del equipo fuensantino ya ha asistido a dos sesiones en las dos últimas semanas.

Pero a eso se le une el trabajo con los caballos. La idea no es otra que “interiorizar conceptos” interactuando con el caballo a través de actividades retadoras con el fin de que al final se pueda llevar a la cancha el trabajo desplegado superando miedos y potenciando la solidaridad del trabajo en común. La mayoría de las actividades se hará bajo el formato “pie a tierra”

A esas dos actividades se sumarán procesos en los que las jugadoras también tendrán un momento para reflexionar y sacar sus conclusiones de lo vivido. En definitiva, una actividad completa y que ha de servir para potenciar el rendimiento del equipo.