Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. El Ángel Xíménez perdió ante el Frainkin Granollers en un polémico final por un ajustado 25-26, gracias a un parcial final de 2-5 en los últimos tres minutos del partido para el conjunto visitante

El principio de la primera parte se mantuvo igualada, con los cordobeses aguantando al invicto Granollers hasta los diez primeros minutos (4-4), pero a partir de ahí los catalanes se adelantaron por primera vez con dos goles de diferencia hasta marcharse al descanso con tres arriba (9-12), con David Resina como referente ofensivo.

El conjunto local reaccionó de manera extraordinaria a la vuelta de vestuarios y con un parcial de 5-1 volvió a igualar el encuentro a dieciséis tras ir cuatro goles abajo.

Aunque los visitantes no había dicho su última palabra y respondieron al arreón local volviendo a tomar la delantera (17-19). Sin embargo, los pupilos de Fernando Barbeito volvieron a superarse para, con un parcial de 6-2, tomar el mando (23-21) del partido a diez minutos del final.

De ahí al final, una serie de decisiones arbitrales que perjudicaron al equipo cordobés provocaron el último parcial favorable a los visitantes que les llevó a la victoria final.

Ficha del partido

Ángel Ximénez Puente Genil – 25 – De Hita, Olea, Nacho Moya (5), Chispi (6, 2p), Cuenca (3), Baena (5, 3p) y Medina (0) – siete inicial – Chirosa (ps), Curro Muñoz (4), Paco Morales (1), El-Bohy y Mario Porras (1).

Frainkin Granollers – 26 – Pejanovic, Cañellas, Solé (5), Valadao (4), Grudsen (0), Del Arco (2) y Toledo (1) – siete inicial – Forns (ps) Álvaro Ruiz (5, 1p), Marc García, Resina (6), Adriá Pérez (1) y Blanxart (2).

Parciales cada cinco minutos: 2-2, 4-4, 5-7, 6-9, 7-10 y 9-12 (descanso) 11-15, 16-16, 17-19, 23-21, 24-23 y 25-26 (final).

Árbitros: Miranda Bedate y San Pedro Colorado que excluyeron a los locales Cuenca (1) y Medina (1), así como a los catalanes Cañellas (1), Del Arco (2) y Marc García (1).

Incidencias: Partido de la novena jornada de la Liga Asobal, disputado en el Miguel Salas que estrenaba parquet, con unos 850 aficionados en sus gradas.