niños
Niños.

Javier Collado

Dobuss

niños
Dos Torres, Castro del Río, Iznájar, La Carlota y La Victoria, amigas de la Infancia.

Redacción. Castro del Río, Dos Torres, Iznájar, La Carlota y La Victoria son los cinco municipios cordobeses reconocidos como «Ciudades Amigas de la Infancia». 

El programa “Ciudades Amigas de la Infancia” pretende impulsar y promover la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño en el ámbito local y fomentar el trabajo en red entre los distintos municipios que forman parte de la iniciativa. El objetivo es que administraciones y gobiernos desarrollen e implementen estrategias para el bienestar de los niños defendiendo sus derechos, fomentando su participación y haciendo de las ciudades entornos más habitables, especialmente para los más jóvenes.

Dos Torres. En concreto en Dos Torres, desde el año 2008 vienen trabajando para cumplir los requisitos necesario para poder optar a dicho reconocimiento entre los cuales destaca la creación del Consejo Municipal de la Infancia, formado por 14 niños representantes de los menores de la localidad, el director del CEIP “Nuestra Señora de Loreto”, la orientadora del IES “San Roque”, la Concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Dos Torres y la Educadora Social del IPBS, que se inició su trabajo el 20 de noviembre de 2009 y que desde entonces vienen trasladando las numerosas aportaciones y sugerencias de los menores de Dos Torres para mejorar su municipio. En esa misma fecha se colocaron los Buzones de la Infancia en el Colegio, IES, Biblioteca Municipal y Casa de la Juventud, para que los menores pudieran depositar sus sugerencias y trimestralmente el Consejo Municipal de la Infancia recopilarlas y darle traslado al Ayuntamiento o a quien correspondiese para obtener respuesta.

En estos años, todas las concejalías y áreas del ayuntamiento de Dos Torres han trabajado conjuntamente por y para la infancia, incluyendo a este sector de población en todas sus actuaciones y programaciones, cosa que ya se venía realizando tradicionalmente en este municipio, pero que había que mantener y poner en valor para cumplir y poder ser merecedores del Reconocimiento de “Ciudades Amigas de la Infancia”.

El último paso era solicitar formalmente a Unicef optar a dicho reconocimiento, para lo cual fue necesario aportar múltiples documentos acreditativos de las condiciones que esto suponía y tras un periodo de evaluación por parte de dicha fundación esperar que nos valorasen como merecedores de dicha distinción.
El jurado, formado por Unicef Comité Español, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la Federación Española de Municipios y Provincias y el Instituto Universitario de Necesidades y Derechos de la Infancia y la Adolescencia, hizo público el pasado 17 de octubre de 2014 su fallo sobre este sello que reconoce el trabajo de los ayuntamientos por los derechos de los niños.