acelera_cordoba
Sesión grupa de Acelera_Córdoba.

Javier Collado

Dobuss

acelera_cordoba
Sesión grupa de Acelera_Córdoba.

Redacción. Las 33 empresas que participan en el programa Acelera_Córdoba, que desarrolla la Fundación Escuela de Organización Industrial (EOI) junto al Instituto Municipal de Desarrollo Económico (Imdeec) del Ayuntamiento de Córdoba, han participado en una sesión grupal en la que han aprendido a ponerse en la piel de sus potenciales clientes para poder validar así los productos y servicios que ofertan.

La experta de The Business Innovation Consulting Group (BICG) Alejandra Martínez, que ha impartido el taller, ha explicado que “normalmente, las empresas tienen una propuesta de valor que es buena”, pero “todo el ejercicio de validar esta propuesta con el cliente, de salir de la oficina y del ordenador, de salir a la calle para ver realmente cuáles son las necesidades que tiene tu cliente y qué problema vas a resolver con tu producto o servicio, eso no se hace”.

“Se sabe poco de los competidores, de gente que hace cosas similares y de las necesidades del cliente y de a quién va dirigido el producto o el servicio”, señaló Martínez. Por ello, tras la identificación de los segmentos de clientela, los participantes realizaron un “mapa de empatía” con el que las empresas se ponen en la piel de sus clientes y reflexionan sobre distintos aspectos desde el punto de vista del cliente, como lo que piensa, lo que dice, lo que hace, quién le influencia, etcétera.

El objetivo de esta metodología es el descubrimiento del cliente y validación de la propuesta empresarial por parte del cliente. Para ello, BICG pone a disposición de las empresas participantes en el Acelera_Córdoba distintas herramientas en internet de carácter gratuito que pueden ayudarles a realizar una validación constante de sus propuestas.

Esta validación constante es, precisamente, una de las ventajas que presenta la metodología Lean Startup que se está enseñando a las empresas. “Antes, tenías una idea, hacías un estudio de mercado y un plan de negocio pero cuando tenías tu primer contacto con el cliente se desmoronaba todo el trabajo hecho porque no habías tenido en cuenta un montón de factores”, explica Martínez quien hace hincapié en que esta nueva metodología “es un proceso muy dinámico y no hay que esperar a constituir la empresa y poner tu servicio o producto en la calle para darte cuenta de lo que ha fallado”.

En este sentido, la responsable de BICG remarca que las fronteras entre los distintos aspectos de una empresa se diluyen. “Antes estaba todo muy segmentado, pero eso ya no es así. Las tecnologías, las redes sociales, la co-creación, el productor-consumidor,, todas estas figuras están haciendo que las fronteras estén cada vez más diluidas”.

Además de la parte sobre el cliente, los participantes en el programa, que ya tuvieron la semana pasada sesiones individuales en las que comenzaron a analizar su modelo de negocio, avanzaron en la aplicación del método lean canvas para la mejora de dicho modelo. Así, profundizaron en los nueve bloques que componen el modelo de negocio, entre ellos, propuestas de valor, clientes, recursos, fuentes de ingresos, costes, etcétera.