Un lance del partido disputado ayer. Foto: Club Adesal.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Un lance del partido disputado ayer. Foto: Club Adesal.
Un lance del partido disputado ayer. Foto: Club Adesal.

A. Sánchez. Al final, el marcador no ofrecía lugar a la duda. El 18-30 muestra una fiabilidad de lo que a día de hoy distan el Bera Bera y el Adesal. El líder y el colista de la competición. Pero en sí, sólo son números, puesto que la realidad del partido fue otra y el cuadro donostiarra puede dar fe de que hasta el minuto 50 no fue capaz de despegarse, de romper el partido ante un Adesal que fue muy contestón e insumiso a lo que en un principio se podía pensar. Porque el Adesal no dio lugar a que la historia del partido fuera corta. Más bien, todo lo contrario. El conjunto fuensantino aceptó el pulso que le lanzaba el campeón y en los primeros diez minutos sólo había respuestas a 1, a 2, a 3 y a 4. Incluso, hubo un balón para que las fuensantinas pudieran tomar la delantera, pero la jugada no cristalizó. Eso dio pie a que el Bera Bera se distanciara. Curiosamente, partiendo desde una inferioridad que no supo gestionar el Adesal. En parte, porque Ana Temprano paró dos lanzamientos de siete metros. En parte, porque las locales se vieron atascadas con las innumerables pérdidas de balón: una cruz durante toda la contienda. Para paliarlo, Moreno buscó distintas soluciones incluyendo a Maku García, que debutaba, pero lo cierto es que el Bera Bera se escapó en el marcador gracias a dos tantos de Ziarsolo. Podía ser el principio de un fin acelerado, pero las paradas de Meriem Ezbida devolvieron a la contienda al Adesal, que sobrepuso a algunas variantes de la defensa de Etxaburu como una mixta sobre Amit Izak. Precisamente, la israelita firmó uno de los goles de la jornada al marcar tras golpe franco y con el reloj a cero. Ese gol suponía el 8-13. Había distancia, pero también partido.

De hecho, las diferencias en la segunda parte no sólo se estabilizaron. El Adesal, con su carácter combativo llegó a estrechar el marcador. E incluso afinó en los lanzamientos de siete metros gracias a un decidida Carlota Rubio. Por su parte, las vascas aceptaron el intercambio de golpes sabedoras de su potencial. Eso llevó al partido a un inesperado escenario: un 17-20 a falta de 15 minutos para el final. Ahí el choque se volvió tenso. Y eso pudo con el Adesal, puesto que dejó de ver portería y eso le llevó a más pérdidas de balón. Por eso, el marcador final resultaba abultado, aunque también lógico.
Con todo, esa fase final de la contienda dejó un sabor dulce para el Adesal, puesto que Moreno decidió que la joven Vanessa Benítez también tuviera su debut en la máxima categoría. Por lo tanto, otra jugadora hecha en la casa que ya sabe lo que es jugar contra las mejores.

Ficha del partido:

Adesal – 18 – Meriem; Arantxa Hernández (2), Yacaira Tejeda (2), Ángela Ruiz (1), Lulú (3), Amit (4) y Carlota Rubio (5) –siete inicial-, Mar Sobrino, Alba Sánchez (1), Macu García, Isa Moreno y Vanessa Benítez.

Bera Bera – 30 – Temprano; Etxeberria (3), Azanza (1), Elorza (3), Núñez (1), Ziarsolo (9) y Pinedo (10) –siete inicial-, Arizaga, Arrojeria, Múgica (2), Ederra (1) y Zugarrondo (p).

Parciales: 3-3, 4-4, 4-7, 5-9, 7-11, 8-13 (descanso), 10-15, 13-17, 16-20, 16-21, 17-24 y 18-30