balance cruz roja inmigrantes
Asentamiento de inmigrantes.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

balance cruz roja inmigrantes
Asentamiento de inmigrantes.

Redacción. Un total de 2.823 inmigrantes fueron atendidos entre enero y junio en alguno de los diversos centros, oficinas y servicios que Cruz Roja Española tiene en funcionamiento en Córdoba para prestar ayuda a este grupo de población.

De esa cifra global, alrededor de 800 se alojaron en los centros de acogida de la institución humanitaria en Baena y Puente Genil: en el primero de ellos se ofrece alojamiento tanto a personas derivadas de los centros de internamiento de extranjeros (CIE’s) como a aquellas otras que llegan al municipio desde distintos puntos de España en busca de un trabajo en la campaña agrícola; mientras que el segundo va dirigido a solicitantes de asilo, extranjeros en situación de vulnerabilidad o llegados a las costas españolas en patera.

Asimismo, Cruz Roja –que cuenta para toda esta labor con el respaldo de los Ministerios de Empleo y Seguridad Social y de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, así como de las Consejerías de Justicia e Interior y de Salud y Bienestar Social- también pone a disposición de la población foránea sendos centros de encuentro y estancia diurna en Rute y Palma del Río, donde los inmigrantes encuentran desde atención social y cobertura sanitaria hasta un lugar donde descansar, comer y lavar la ropa. En el primer caso hicieron uso de dichos servicios 254 personas, mientras 61 recurrieron al segundo.

Pero al margen de esos centros específicos, personal técnico y voluntario de la organización se desplazó a asentamientos de inmigrantes ubicados tanto en la capital como en diversos puntos de la provincia para prestar asistencia sociosanitaria y acercar a los recursos sociales normalizados a 834 personas, lo que supone un incremento del 7% respecto a las 775 del mismo periodo de 2013.

Al tiempo, otras 1.286 pasaron por las distintas oficinas de atención social a inmigrantes (Oasis) que la entidad tiene repartidas por la provincia –nueve en total-, en las que aquellos que lo necesitan pueden hallar asesoramiento sobre recursos y apoyo jurídico, psicológico, laboral, sanitario o en materia de vivienda.

En este sentido, hay que destacar también los distintos cursos que la entidad ofrece dentro de su programa de Atención al Inmigrante, entre los que se encuentran las sesiones preparatorias para el título de Graduado en ESO, las clases de alfabetización y de castellano, o los talleres sobre temáticas diversas, tales como el conocimiento del entorno, informática, manipulación de alimentos, habilidades sociales, economía doméstica o cuidado de las personas mayores.

Otros servicios que la organización ofrece a la población inmigrante son el acompañamiento y apoyo en gestiones de diversa índole, la derivación a otras áreas de Cruz Roja –como el Plan de Empleo o Inclusión, para el reparto de alimentos-  u otros organismos sociales y la mediación intercultural.

Por edades, el perfil mayoritario es el de un hombre entre 18 y 34 años, de nacionalidad rumana o marroquí en los asentamientos, y originario de los países de la mitad septentrional de África en el caso de los centros. Aunque en estos seis meses, la entidad atendió a personas procedentes de más de una treintena de países.

Toda esta labor es posible gracias a la colaboración altruista de las alrededor de medio centenar de personas que participan como voluntarias dentro de este departamento de Cruz Roja.