templo romano
Templo Romano de Córdoba de noche.- Ayuntamiento de Córdoba

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

templo romano
Templo Romano de Córdoba de noche. / Foto: Ayto. Córdoba

Patricia Monterroso. Resulta imposible ir acercándonos a la calle Claudio Marcelo de la capital de Córdoba y que no se nos eleve la vista al infinito. En la esquina con la calle Capitulares, unos soberbios restos arqueológicos nos recuerdan que, un día, Córdoba fue romana. La toma de estas tierras por los romanos en el siglo II a.C. auspició uno de los momentos de mayor esplendor de su historia junto con el del califato musulmán.

Corduba fue fundada por el general Claudio Marcelo entre el 169 y 152 a.C. Pero será con la llegada del emperador Augusto que la ciudad, poco a poco, vaya sufriendo una monumentalización dada su importancia dentro de Hispania y del propio Imperio romano, como capital de provincia. Augusto concede a Córdoba el estatus de Colonia Patricia, el más alto rango que una ciudad del imperio podía ostentar. No en vano, la ciudad se sumaba el pasado mes de agosto a la conmemoración del Bimilenario de la muerte del primer emperador de Roma en lo que se ha venido a llamar ‘El Año de Augusto’.

Córdoba mantuvo, bajo dominio romano, un gran movimiento comercial y cultural, muestra de ello son los dos foros, el colonial y el provincial, que acogía la ciudad. De aquellos años de esplendor se conservan vestigios como las ruinas del imponente templo romano. Dada su complejidad y majestuosidad, aunque la construcción se iniciara en época del emperador Claudio, en torno al año 41 y 54 d.C., no se concluyó hasta el mandato de Domiciano, alrededor del 81-96 d.C.

templo romano
Vista elevada del Templo Romano. / Foto: Junta de Andalucía.

Pero no fue éste un edificio aislado sino que formó parte de un complejo arquitectónico (dedicado al culto) ubicado justo donde la Vía Augusta entraba en la capital de Baetica. En la actualidad, se conservan restos de los contrafuertes, el altar y la cimentación. Precisamente, dada las características del espacio donde se albergaba el complejo, con un gran desnivel respecto al centro de la ciudad, obligó a sus constructores a planificar una base de cimentación escalonada.

Y en el centro del complejo se levantó el gran templo, de grandes dimensiones y decoración completamente marmórea, convirtiéndolo en el edificio más significativo de Corduba. Estaba situado en medio de una plaza elevada sobre alto podio y ceñido su perímetro por seis esbeltas columnas corintias. El conjunto se completaba con un circo. Frente a ésta se levantaba el ara o altar.

Fue el arquitecto Félix Hernández quien llevó a cabo la reconstrucción de esta obra de arte romana, potenciando aún más la grandiosidad de esta urbe en época romana. Tras las obras, el Museo Arqueológico acoge algunas de las piezas originales del templo. Otras, se encuentran repartidas por bellos y misteriosos rincones de la ciudad, como la columna estriada de la plaza de la Doblas.

templo romano
Templo Romano. / Foto: wikipedia.

En diciembre del año 2013, el Templo Romano volvió a abrir sus puertas al público. Ahora, la construcción romana, con nueva iluminación, es visitable y además ofrece diferentes actividades.

Entre los proyectos futuros para este gran legado romano, se prevé unir -con materiales originales- tres de las columnas para poder ver la altura que en día tuvo el templo. Igualmente se construiría una nueva pasarela y se recrearía una escalinata.