Agente de la Policía adscrita a la Junta de Andalucía.
Agente de la Policía adscrita a la Junta de Andalucía.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Agente de la Policía adscrita a la Junta de Andalucía.
Agente de la Policía adscrita a la Junta de Andalucía.

Redacción.  Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal presuntamente dedicada a introducir ilegalmente en España a ciudadanos marroquíes. Las personas introducidas de forma irregular eran retenidas en «pisos patera» hasta que sus familiares hicieran efectivo el pago de la deuda contraída con la organización. Ofrecían cruzar la frontera de manera irregular a cambio de 6.000 euros, acordando que el pago se haría efectivo cuando la víctima estuviera en territorio español.  También se dedicaban a concertar matrimonios de conveniencia entre ciudadanos ilegales marroquíes y ciudadanas españolas con la consiguiente falsificación de documentos para regularizar su situación. Han sido detenidas 15 personas, siendo cuatro de ellos los responsables de la organización.

Las investigaciones se iniciaron cuando una de las personas retenidas consiguió escapar y declaró que fue captado en la ciudad marroquí de Tánger por otro compatriota, el cual le ofreció cruzar la frontera de manera irregular en dirección a España a cambio de 6.000 euros, acordando que se haría efectivo el pago cuando la víctima estuviera en territorio español. Para poder cruzar la frontera sin ser descubierto lo introdujeron oculto en un camión en el Puerto de Tánger con destino Algeciras (Cádiz). Una vez en la península lo trasladaron a un piso de la provincia de Córdoba, en el que se encontraban retenidos otros compatriotas.

En ese domicilio estuvo encerrado en una habitación, durmiendo en un colchón en el suelo y siendo escasamente alimentado por los captores; exigiéndole además de los 6.000 euros (que los hizo efectivos su familia en Marruecos a su llegada a España), 5.000 euros más de lo pactado.  Durante el tiempo que estuvo en el piso fue agredido continuamente con golpes en todo el cuerpo, cortes de cuchillo en las manos y con amenazas de muerte si no accedía a las pretensiones de su captores. Estos continuaban llamando a su familia para que realizaran el segundo pago  exigido, amenazando con matarle si no satisfacían esa cantidad.

En el transcurso de las investigaciones policiales se consiguió identificar a uno de los individuos que presuntamente había participado en tales hechos delictivos, asimismo se averiguó que junto con otros individuos de la red organizada, estaban realizando los preparativos para traer a otras dos personas de forma irregular a nuestro país a cambio de una importante cantidad económica.