Imagen de dos plantas de marihuana de otra actuación de la Guardia Civil.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Imagen de dos plantas de marihuana.
Imagen de dos plantas de marihuana.

Redacción. La Guardia Civil, dentro del marco de los servicios establecidos en la denominada “Operación Quivir” desarrollada en la localidad de Peñarroya-Pueblonuevo,  ha procedido a la detención de un vecino de la misma y a la incautación de marihuana y otras drogas, por valor de unos 8.200 euros.

La Guardia Civil inició a mediados del presente mes de Agosto la operación “Quivir”, gracias a la colaboración ciudadana que alertó de la presencia de un domicilio en la localidad, que era continuamente visitado por bastantes personas, que tras pasar pocos instantes en su interior o inmediaciones, se marchaban del lugar.

Las primeras informaciones recibidas fueron verificadas mediante el establecimiento de los oportunos servicios de vigilancia por parte de la Guardia Civil, comprobándose que varias de las personas que acudían al domicilio, poseían antecedentes delictivos por delitos contra la salud pública o por consumo de sustancias estupefacientes en lugares públicos.

La Guardia Civil una vez identificó al morador de la vivienda en cuestión, pudo comprobar que igualmente poseía antecedentes delictivos previos, por tráfico de drogas, así como por delitos contra la propiedad.

Por todo ello, la Guardia Civil solicitó de la Autoridad Judicial, mandamiento de entrada y registro en domicilio habitado, siendo autorizado el mismo, desarrollándose el pasado día 26 de agosto.

Como resultado del registro efectuado, la Guardia Civil se incautó de 10 plantas de marihuana plantadas en arriates y diferentes maceteros, con un peso total de 1.700 gramos, varias papelinas de cocaína, de 20 grageas y porciones de tranquimazín, así como de hachís y marihuana seca y cortada, con una valoración total de unos 8.200 euros.

Igualmente se hallaron en el domicilio documentación y planos para el establecimiento de un cultivo hidropónico casero de marihuana, y en el cuarto trastero de un patio los vestigios de haberlo tenido instalado, como restos de papel de aluminio en las paredes, tubos de PVC, extractor de aire, termostato digital y temporizador eléctrico.

Además la Guardia Civil halló varios elementos que confirman la venta de estas sustancias prohibidas, y anotaciones manuscritas donde se detallaban operaciones de venta de las mismas.

La Guardia Civil procedió a la detención por delito contra la salud pública, imputándole al mismo tiempo los delitos de atentado contra agentes de la autoridad, con el resultado de dos Agentes heridos leves, y de resistencia grave, en el momento de llevarse a cabo el registro domiciliario.