Molino de la Albolafia
Molino de la Albolafia.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Patricia Monterroso/Redacción. Si hay algo que es protagonista indiscutible en la ciudad de Córdoba es el Río Guadalquivir. Alrededor de él, hermosas construcciones han dejado un legado patrimonial de incalculable valor. Ejemplo de ello son los ocho molinos que tiene el río, declarados Patrimonio Histórico Andaluz.

Molino de la Albolafia
Molino de la Albolafia

El más emblemático de todos es el molino de la Albolafia, tanto, que aparece en el escudo de la ciudad. También conocido como de Kulaib, este molino está situado en la orilla derecha del Guadalquivir, próximo al Puente Romano. Antigua aceña o molino harinero, su origen se remonta a la época romana. Fue Abderramán II quien mandó construir la rueda hidráulica que años después, en 1492, ordenase retirar la reina Isabel I al molestarle sus chirridos mientras se alojaba en el Alcázar de los Reyes Cristianos. En el siglo XVI, la congregación de Jesús y María ordenó su restauración y desde entonces, la noria fue reflejada, junto con la mezquita y el puente romano, en el sello del Consejo de la ciudad.

Museo hidráulico del Molino de Martos
Museo hidráulico del Molino de Martos

Otro de los molinos más importantes del Guadalquivir, ubicado en la presa conocida como “parada de San Julián”, es el molino de Martos, denominado así por su ubicación en la Puerta de Martos. El uso de este molino está ligado a la evolución histórica e industrial de la ciudad, pasando de ser aceña harinera, durante la época islámica y bajomedieval, a convertirse en molino de regolfo y batán entre 1550 y 1565. El Molino de Martos es hoy el Museo Hidráulico que se integra en el Jardín Botánico de la ciudad.

El molino de la Alegría, situado al margen derecho del río, tiene una fachada de tres plantas. A principios del siglo XX se unió a una construcción anexa para convertirse en fábrica de harina. Después funcionó como central hidroeléctrica.

De origen medieval y en una isla en medio del río se encuentra el Molino de Téllez o de Pápalo Tierno. Lo componen dos edificaciones adosadas dispuestas en dos plantas.

Molino_de_la_Alegría_(Córdoba,_Spain)
Molino de la alegría. Córdoba. / Foto: Wikipedia.

Casi oculto entre la vegetación, el Guadalquivir también esconde el Molino de Enmedio, un molino hidráulico situado aguas abajo del Puente Romano.

El Molino de San Antonio, ubicado también aguas abajo del Puente Romano, en el margen izquierdo, ha tenido múltiples utilidades a lo largo de su historia. Así, por ejemplo, sirvió para moler harina para abastecer las necesidades del ejército. Además, en los años 70, su planta baja fue utilizada para construir barcas de madera. Después de muchos años abandonado, en el año 2007 se inició su restauración, junta con la del Puente romano y de la Torre de la Calahorra.

Como no podría ser de otra manera en Córdoba, no podía faltar un molino que llevase por nombre el del ángel custodio de la ciudad, San Rafael. Construido en la primera mitad del siglo XIX, el Molino de San Rafael es una de las edificaciones que mejor se conserva. Funcionó como fábrica de papel desde 1810 a 1840 y pasó a ser una harinera en 1844.

Junto a él, y concluyendo la ruta de los molinos, se ubica el Molino de Hierro, el más cercano a la orilla.

Molino de San Antonio. Córdoba.
Molino de San Antonio. Córdoba. / Foto: wikipedia.

Precisamente a partir de las 8 de la tarde de este jueves 28 de agosto, la empresa Córdoba Viva realizará su “Ruta de los Molinos”, que viene realizando a lo largo de todo el verano y gracias a la cual, cordobeses y visitantes pueden conocer su historia.

Con esta ruta, los asistentes podrán conocer el pasado del río Guadalquivir a su paso por Córdoba, destacando la importancia de este en la actividad diaria de las civilizaciones pasadas. Aunque no solo en tiempos pasados el río fue importante para la ciudad, sino que hoy en día sigue presente en el día a día de cordobeses y turistas, por lo que la Ruta de los Molinos también pretende, a través del Monumento Natural de “Los Sotos de la Albolafia”, difundir valores de respeto y concienciación ambiental.

Una ruta dirigida al público en general pues, como siempre tratan desde Córdoba Viva, pueden participar en ella toda la familia. Irán, como siempre, “con un guía oficial totalmente habilitado para realizar paseos históricos por Córdoba”, tal  y como aclaran desde Córdoba Viva.