obras
Obras.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

obras
Las obras de la piscina de Figueroa se iniciaron en 2006.

Redacción. Las obras de la piscina cubierta para personas discapacitadas del Parque Figueroa de Córdoba podría ser pronto una realidad. Una piscina cubierta diseñada, fundamentalmente, para personas con discapacidad física y, al concluirse su finalización, será la primera de España con uso terapéutico-deportivo para discapacitados. 

Según ha informado el vicepresidente tercero de la Diputación, Manuel Gutiérrez, “actualmente las obras están pendientes de un informe de reparación de daños, verificado por la Junta de Andalucía, y que será entregado a la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Córdoba, para obtener la licencia”.

Un proyecto  que se inició en febrero de 2004, entre la Junta de Andalucía y la institución provincial, que esperan que entre en funcionamiento cuanto antes. En este sentido, Manuel Gutiérrez ha destacado que, además, “han de revisarse las instalaciones para comprobar que todo esté a pleno rendimiento; pedir autorización a Aena, ya que estamos en una servidumbre de paso de navegación aérea; y recepcionar, gestionar y proceder a la apertura de la instalación”, ha declarado el vicepresidente tercero.

“Las obras se iniciaron dos años más tarde de la firma del convenio, en 2006, a través de la empresa adjudicataria, Gadiconsa, quien abandonó el proyecto en enero de 2009”. Gutiérrez ha proseguido explicando que “cinco meses más tarde se realizó un nuevo plan de terminación de las instalaciones, pero, en 2012, los técnicos de la institución provincial presentaron un informe sobre las deficiencias  que debían de subsanarse en base al proyecto inicial”. Uno de los problemas fundamentales que surgieron, según el vicepresidente tercero, “fue la rotura del vaso principal de la piscina”. Una situación que se vio agravada, un año más tarde, por las fuertes lluvias producidas a primeros de año que anegaron la parte del sótano, afectando a las instalaciones y a la maquinaria, ya que “las bombas de evacuación no estaban en funcionamiento”, ha puntualizado el delegado.

Los técnicos de la administración provincial solicitaron en su informe, además, “una prueba de carga en el vaso principal de la piscina”, ha destacado Gutiérrez. “Todos estos problemas han propiciado la necesidad de realizar un nuevo proyecto que subsane todos estos daños causados”, ha subrayado Gutiérrez.

Gutiérrez ha informado que se ha aprobado recientemente una partida de 466.401 euros que “no estaba prevista en los presupuestos de 2014;  202.055 euros, procedentes de un remanente de Tesorería; 150.000 euros de la Agencia de la Energía; y 114.345 euros sobrantes de la obra de la Fundación Rafael Botí”.

Según el diputado, “la Diputación de Córdoba será la encargada de la gestión de la piscina durante los próximos 50 años, informando a la Junta de Andalucía a través de informes anuales sobre la evolución de las instalaciones”.