Campo de trigo.
Campo de trigo.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Campo de trigo.
Campo de trigo.

Redacción. Se va haciendo tradicional el encuentro veraniego en el que Asaja Córdoba analiza la evolución pasada y futura del mercado de cereales, así como las expectativas para la campaña de oleaginosas próxima a iniciarse. Antonio Catón, Director Técnico de Cooperativas Agroalimentarias y perfecto conocedor de los mercados, estudió de forma pormenorizada la situación desde el mercado local al mundial, con la realidad de las cosechas ya en los graneros, las perspectivas de evolución de las sembradas y de las futuras producciones, enmarcado todo en una situación en la que las siembras y las cosechas de cada cereal se suceden en el mundo en un continuo bucle que conforma estrategias y precios, en el cual el agricultor debe decidir cómo y cuándo vender, pero nunca en solitario.

En una campaña donde el déficit entre producción y necesidades a nivel nacional de cereales se estima en 9.6 millones de toneladas, la situación de los distintos cultivos es estable a niveles de precios bajos, fundamentalmente en trigo blando y maíz, sosteniéndose al alza los trigos duros, con contenidos altos de proteína en líneas generales, en un entorno en el que tanto Italia como Francia no parece vayan a conseguir estos niveles de calidad. La oferta es la que marca siempre el precio, con la peculiaridad en nuestro país de que, a niveles bajos de precios, estos se mantienen ligeramente más altos que el mercado internacional, pero a niveles altos, el «vértigo» de los vendedores hace que los precios se sitúen más bajos que en el resto del mundo. Esta situación, que se da en todos los mercados, es especialmente reseñable en España, donde comparando las cotizaciones de distintas lonjas con la referencia del trigo matif, se alcanzan diferencias a la baja que rozan la media de los 24 euros por tonelada en los últimos años, niveles excesivos según Antonio Catón.

En el mercado internacional del trigo, se está produciendo una ligera recuperación, desde la bajada del año 2012, de los stocks finales de campaña, estimándose en la actualidad una reserva para 99 días de consumo mundial, suficientes para que entren en producción algunas de las zonas importantes de cosecha. Estos datos tranquilizadores para el mercado no lo son tanto si consideramos que aproximadamente un tercio de estas toneladas están en China, país no vendedor, por lo que se reducen sensiblemente los márgenes en el mercado global. Estos datos resultan de producciones ligeramente superiores al consumo y han supuesto también una disminución de las importaciones a nivel mundial para esta campaña.

En líneas generales y a modo de conclusión, Antonio Catón cree que la campaña cerealista dependerá de la evolución del maíz en general y en particular de la posible gran producción en Estados Unidos (cosecha de septiembre a noviembre). Contando con la seguridad que dan a los mercados tanto la Unión Europea como Estados Unidos, la situación en el Mar Negro se antoja muy importante, ya que Ucrania dispone de 950.000 toneladas para entrar en la UE sin arancel y Rusia paga 12 euros por tonelada que exporta. La situación económica y política de la zona y la disponibilidad de fondos de los agricultores será muy importante a la hora de la toma de decisiones en el mercado.

Mientras, el trigo duro, con alta calidad proteica en España, puede reflejar tensiones en el mercado por la sequía en las zonas productoras americanas, un previsible descenso en los stocks mundiales y un mercado de la importación que supera el 60% del total solo en la zona mediterránea. En opinión del ponente, la «gestión de la calidad» será el factor determinante en la formación de los precios, que se han mantenido al alza desde el inicio de la campaña, alcanzando la pasada semana el límite psicológico de los 300 euros por tonelada.

Por último, pero muy esperado por los asistentes, Antonio Catón analizó la situación del girasol, que se mueve en unos mercados más locales que los de la colza o la soja, pero con los que está relacionado. Pese a que se espera una importante reducción de cosecha en España por los malos datos de Castilla La Mancha y otras comunidades, habrá que esperar a la generalización de la cosecha en Andalucía para ver la evolución del mercado.

El acto organizado por Asaja Córdoba contó con el patrocinio de Pioneer Semillas, GreenSur Energía y el Laboratorio Técnica Agraria Industrial, así como de la Caja Rural de Córdoba y la Diputación de Córdoba. Colaboran: COVAP y CORSEAS, los Seguros de Asaja Córdoba.