Jardines de la agricultura de Córdoba.
Jardines de la agricultura de Córdoba.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Jardines de la agricultura de Córdoba.
Jardines de la agricultura de Córdoba.

Redacción. La Plataforma ‘Córdoba con Palestina’ ha acordado dedicar un olivo a la memoria del pueblo palestino y honrar en dicho árbol la resistencia pacífica de este pueblo a la ocupación israelí.

El reconocimiento se hará el próximo sábado 19 de julio a las 12 del mediodía al pie del árbol designado, que se encuentra en los jardines de la Agricultura de Córdoba, también conocidos como Parque de los Patos, en la confluencia de la avenida de Mozárabes con la avenida de América.

Córdoba con Palestina ha seleccionado un olivo por ser éste un árbol de tipo mediterráneo propio por tanto de la tierra palestina en cuya economía juega un papel muy importante, por el simbolismo del olivo como árbol de la paz y por su simbolismo como árbol poderoso y paciente. El olivo es un árbol que se identifica fácilmente como árbol resistente y puede representar perfectamente la lucha pacífica del pueblo palestino contra la ocupación y el genocidio israelí. El acto del próximo día 19 tiene por objeto expresar de forma gráfica la solidaridad de los cordobeses con un pueblo que lleva padeciendo la cruel y sanguinaria ocupación israelí desde hace decenas de años.

Córdoba con Palestina
Córdoba con Palestina lo forman la Asociación de Estudiantes de Medicina para la Cooperación Internacional; ASPA; Córdoba Solidaria; Ecologistas en Acción; y Mujeres en Zona de Conflicto.
-Izquierda Abierta.
-Partido Comunista de Andalucía (PCA Córdoba).
-Paz con Dignidad.
-UNADIKUM.

Estamos asistiendo, además, en estas últimas fechas a un episodio más de acoso de las fuerzas ocupantes, que no reparan en utilizar su extraordinaria fuerza militar –uno de los ejércitos más poderosos del mundo- contra un pueblo armado con piedras y con una inquebrantable fuerza para resistir y reivindicar un estado libre. La franja de Gaza –la cárcel más grande del mundo, según afirma Naciones Unidas- está siendo castigada una vez más de forma indiscriminada ante la total pasividad de la comunidad internacional que la convierte en cómplice de esta matanza. La madrugada del 7 al 8 de julio, El Estado sionista de Israel puso oficialmente en marcha una nueva operación terrorista sobre la Franja de Gaza, bautizada en esta ocasión como “Borde Protector”. En los apenas ocho días que esta operación lleva activada, las bombas israelíes han asesinado a más 214 palestinos y palestinas, entre ellos 44 menores, y dejado a unas 1.585 personas heridas, muchas de gravedad (datos de la Ocha, oficina de Naciones Unidas a las tres de la tarde del miércoles día 16 de julio).

Con ésta, ya van cuatro las operaciones que pone en marcha el Régimen de Israel desde que abandonara posiciones en la Franja de Gaza: Lluvia de Verano en 2006, que asesinó a 405 personas; Plomo Fundido en 2008, que dejó la friolera cifra de 1.387 muertos; Pilar Defensivo en 2012, cuyo saldo fue de 175; y ahora Borde Protector.
En esta ocasión, como en las demás, las Fuerzas de Ocupación utilizan el pretexto de atacar a la resistencia palestina, pero los objetivos de sus bombas abarcan mucho más: al menos dos hospitales, plazas públicas, automóviles, más de 1.660 viviendas, 81 centro escolares afectados, muchos de ellos de Naciones Unidas, etcétera.