Imagen actual de la Iglesia.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Imagen actual de la Iglesia.
Imagen actual de la Iglesia.

Cristina Abad Cabal. Situada en el barrio que lleva su nombre, la Iglesia de San Lorenzo es uno de los monumentos más aclamados por cordobeses y visitantes a lo largo de los tiempos. Su construcción data de la segunda mitad del siglo XIII y como muchas otras construcciones de la ciudad califal, esta iglesia renace sobre los cimientos de una antigua mezquita de la cual aún se conserva parte del alminar que se esconde bajo la actual torre. Su originalidad radica en el pórtico de tres arcos que antecede a la entrada principal, situándose en el lado izquierdo la torre, y en el centro el imponente rosetón de estilo gótico-mudéjar, insignia que le caracteriza y le diferencia de todos los demás monumentos de la ciudad.

Imagen de principios del siglo pasado de la Iglesia de San Lorenzo.
Imagen de principios del siglo pasado de la Iglesia de San Lorenzo.

El paso de los siglos fue alterando su aspecto, Hernán Ruiz II el Joven erigió en 1555 el campanario que podemos divisar a día de hoy. Sus remodelaciones durante el siglo XX han intentado devolverle su esencia primera. En 1956 comenzaron a realizarse y las últimas tuvieron lugar hace sólo unos cinco años. Otro de los elementos que han sido restaurados con el paso de los años han sido los frescos, pinturas realizadas en la segunda mitad del siglo XIV. Estos dibujos están inspirados en figuras de santos y profetas, San Acisclo, San Elías y Moíses son algunos de los representados. Escenas de la vida de San Lorenzo también adornan las entrecalles.

Fotografía José Gabriel Zurera.
Cristo de Ánimas/Fotografía José Gabriel Zurera.

San Lorenzo fue uno de los siete diáconos de Roma, se le reprensenta con una parrilla en la mano ya que fue martirizado en una de ellas en el 258. La tradición oral sitúa el nacimiento de Lorenzo de Roma en Huesca, en la Hispania Tarraconensis, aunque también podría ser originario de Valencia, donde sus padres habrían residido un tiempo. Cuando en 257 se proclamó al papa Sixto, Lorenzo fue ordenado diácono, y se encargó de administrar los bienes de la Iglesia y el cuidado de los pobres. Por esta labor, fue considerado uno de los primeros archivistas y tesoreros, y es el patrón de los bibliotecarios.

Actualmente la Semana Santa es la semana más importante en torno a esta Iglesia, ya que es la que saca a la calle un mayor número de cofradías (Entrada Triunfal, Remedio de Ánimas y Calvario). El barrio de San Lorenzo es conocido como el centro neurálgico de esta gran semana, ya que desde esta zona salen multitud de hermandades como las ya mencionadas y otras procedentes de la Parroquia de María Auxiliadora que se encuentra a tan sólo unos metros y de la Parroquia de Nuestra Señora de Gracia que se ubica también a tan sólo unos pasos.