Control DGT 2
Agente de la DGT en un control.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Control DGT 2
Agente de la DGT realizando un control de alcoholemia.

Redacción. Aumento del tiempo de reacción, problemas de visión, incremento de la somnolencia, pérdida de control, excitabilidad o problemas de coordinación son sólo algunos de los efectos que provoca la ingesta de alcohol en la conducción, llegando a multiplicar por nueve el riesgo de accidente. Por este motivo y, teniendo en cuenta que el alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante en un tercio de los accidentes mortales, Tráfico puso en marcha el pasado lunes 14 de julio, y hasta el domingo 20, una nueva campaña de concienciación y vigilancia de alcohol en la conducción.

Durante una semana, los agentes del Subsector de Tráfico de Córdoba de la Guardia Civil intensificarán los controles sobre este factor de riesgo de accidente, estableciendo más de 20 puntos de control con el objetivo de realizar más de 500 controles diarios de alcoholemia a conductores que circulen por las carreteras de Córdoba.

La incidencia del consumo de alcohol en zona urbana, fundamentalmente durante este periodo del año y en determinados lugares donde la existencia de locales de ocio actúa como reclamo para los conductores más jóvenes, además de una mayor presencia de peatones, hace que la participación de todos los Ayuntamientos en la presente Campaña tenga una importancia extraordinaria. Por ello como en campañas anteriores se les ha invitado a que se sumen a la campaña, con el establecimiento de controles en sus respectivos cascos urbanos.

En la campaña que se realizó en el mes de junio pasado, se efectuaron 2.856 pruebas en las que 24 conductores arrojaron un resultado positivo.

Los datos. En el año 2013, según consta en la Memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, se realizaron análisis toxicológicos a 557 conductores fallecidos en accidente de circulación, presentando 240, el 43,09% de ellos, resultados positivos en sangre a drogas y/o psicofármacos y/o alcohol.

Control DGT 1
Voluntarios de la Federación Nacional de Asociaciones de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos (ASPAYM) colaboran en la campaña.

Efectos del alcohol en la conducción. Aunque nos creamos en pleno uso de nuestras facultades físicas y mentales con la ingesta de alcohol estamos multiplicando el riesgo de sufrir un accidente, por eso hay que ser consecuente y tratar de impedir que otras personas que hayan bebido cojan el coche. El alcohol no sólo está relacionado con una mayor accidentalidad,  sino que también repercute en una mayor mortalidad, al ser un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas. Aún con tasas de alcoholemia dentro de los márgenes legales permitidos, nuestro nivel de riesgo de accidente de tráfico puede verse incrementado. La única tasa segura es 0,0%.

Normativa aplicable. En lo que respecta al consumo de drogas, la Ley prohíbe conducir con presencia de drogas en el organismo del conductor, quedando excluidas las sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica. Esta infracción administrativa está castigada con una sanción de 1.000 euros y la detracción de seis puntos. La conducción bajo la influencia de drogas tiene consecuencias por vía es penal, tal y como se recoge en el artículo 379.2 del Código penal.

En cuanto al consumo de alcohol, se mantiene en 500 euros y la detracción de cuatro a seis puntos la infracción por conducir con tasas de alcohol superiores a las establecidas, Además, serán sancionados con 1.000 euros de multa aquellos conductores reincidentes, es decir, que ya hubieran sido sancionados en el año inmediatamente anterior por el mismo motivo; así como para aquellos conductores que circulen con una tasa que supere el doble de la permitida.

 La DGT incrementa los controles preventivos de drogas y alcohol entre los conductores