Javier Collado

Dobuss

Redacción. En un contexto de desánimo por la lenta recuperación del empleo puede ser de utilidad toda información relativa a segmentos de negocio y actividades que pueden tener un futuro brillante a corto, medio y largo plazo.
Si hay un sector con un recorrido claramente al alza para las próximas décadas, ese es el relativo a tecnologías de información en su vertiente más amplia. No solamente ingenieros de telecomunicaciones, sino gestores y técnicos de data centers, mantenimiento de redes, seguridad en internet, cloud computing, community managers, etc..
Para tener una idea de alcance del claro crecimiento que tendrá en los próximos años, decir que hoy día 2.900 millones de habitantes en el mundo operan en internet, y se espera que esta cifra se duplique en tan sólo 3 años.
Al mismo tiempo, para el año 2020 se espera que haya más de 1.000.000 de puestos demandados sin cubrir en el mundo frente a 400.000 estudiantes de tecnologías de la información en ese año, si se sigue la tendencia observada en la actualidad.

 

Inpractice.org

La compañía Microsoft espera que sólo el Cloud Computing, la cada vez más conocida «nube», genere más de 14 Millones de empleos en el mundo hasta finales de 2015, desde su irrupción en 2011.

El potencial por tanto es enorme. Y es un motivo de esperanza para aquellos jóvenes que piensan con todo fundamento que el futuro del empleo es muy difícil. Otra cuestión será si a medio plazo podremos elegir el trabajo que más nos gusta o bien, adaptaremos nuestras preferencias a segmentos de una firme demanda.

En cuanto a localización, si hay un sector que en mayor medida permite operar de forma descentralizada y deslocalizada ese es el sector TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación). Hoy día gran número de programadores asiáticos trabajan desde su país para compañías occidentales, si bien a un coste salarial reducido.
En cualquier caso, el lenguaje universal para tener opciones de empleabilidad en este sector es el inglés.
Sin un dominio avanzado de la lengua de Shakespeare será prácticamente imposible trabajar para una multinacional del sector.
No obstante, la fuerte potencialidad de este segmento laboral permitirá encontrar trabajo en nuestro país.
En conclusión, son años de análisis, de reflexión, de discernir lo que será mejor para el individuo, desde una perspectiva global y sin esperar que la mayor parte de las soluciones provengan de las Administraciones Públicas y del Estado.