Imagen de dos agentes realizando su servicio.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Imagen de dos agentes realizando su servicio.
Imagen de dos agentes realizando su servicio.

Redacción. La Guardia Civil, en la operación “Suculencias”, ha incautado cientos de kilos de angulas valoradas en medio millón de euros que eran exportadas de forma ilegal a países asiáticos. La operación ha sido desarrollada en las provincias de Sevilla, Córdoba y Badajoz y con ramificaciones en Portugal, por el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil.

La especie Anguilla anguilla se encuentra en situación de riesgo y es una de las que protege el Convenio Cites, estando limitado su comercio a las actividades de pesca regulada en el interior de la Unión Europea, donde los precios medios de mayorista pueden alcanzar los 500 euros por kilo.

Sin embargo, la exportación a terceros países está totalmente prohibida, pese a lo cual esta organización remitía importantes cantidades al mercado asiático donde el kilo puede superar en algunos momentos los 2.000 euros.

Para conseguirlo, habían establecido una infraestructura en Portugal con socios del país vecino, con el fin de eludir así las medidas que el Estado español mantiene para evitar esta actividad.

Tras recoger las angulas de diferentes puntos en los que guardaban cantidades pequeñas para evitar incautaciones importantes, las llevaban por carretera a algunos viveros en las proximidades de Lisboa. Allí las  preparaban para su envío, las presentaban en la Aduana lusa, generalmente con documentación falsa, y procedían al envío por vía aérea.

Para dificultar su interceptación, además de declarar en la aduana que se trataba de mercancías diferentes como panga o bacalao, utilizaban empresas que nada tenían que ver con la impulsora de la actividad, una conocida mercantil de pescados de Sevilla.

Hasta el año 2009, en el que se incluyó en Cites, el comercio de la angula suponía una actividad más de la pesquería en España, donde se considera al País Vasco pionero mundial en su comercio. Consideradas una exquisitez por la que pagan precios muy elevados, especialmente en fechas concretas como las Navidades, la actividad se vio afectada al darse la alarma sobre el significativo descenso de la población de Anguilla anguilla, o anguila europea.

La reducción de las cuotas y la prohibición absoluta de pesca en algunas Comunidades costeras, propició la aparición de furtivismo y el comercio ilegal.

El Seprona ya acometió en el año 2012 otra Operación similar. En ambos casos el objetivo de los implicados es siempre el mismo: lucrarse obteniendo beneficios que pueden cuadruplicar los que aporta el mercado legal (de 500 a más de 2000 euros por kilo).

En el transcurso de la investigación desarrollada por la Ucoma (Unidad Central Operativa de Medio Ambiente) del Seprona, se tuvo conocimiento de que en Portugal se había incautado una partida de angulas que pretendía ser exportada a China. Ante la sospecha de que tras este envío se encontrase la empresa española que ya estaba siendo investigada, se iniciaron los contactos con las Autoridades lusas, estableciendo un plan de cooperación que dio como fruto un nueva incautación, esta vez bajo control de la Guardia Civil con la dirección del Juzgado de Instrucción Nº 1 de los de Coria del Río y de la Fiscalía de Medio Ambiente de Sevilla.

Gracias a este servicio se confirmó la autoría de los hechos de la empresa andaluza y se prosiguió en la investigación para conocer con exactitud los canales, conexiones y alcance de la trama.

Por otra parte hay que destacar que en gran medida los especímenes eran pescados en la propia comunidad de Andalucía, donde se halla totalmente prohibida esta actividad por la situación crítica de la anguila. Con este fin los detenidos contaban con varios furtivos que les proporcionaban los ejemplares que luego enviaban ilegalmente a China.