Tráfico.
Tráfico.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Tráfico.
Tráfico.

Redacción. El Consejo de Gobierno ha aprobado iniciar los trámites de elaboración de los planes de transporte metropolitano de las áreas de Córdoba, Almería, Campo de Gibraltar, Huelva y Jaén, que fijarán las medidas de ordenación y coordinación de servicios, tráficos, infraestructuras e instalaciones para la movilidad sostenible en estas aglomeraciones urbanas. La nueva planificación, que se aplicará en 77 municipios con una población de 1.785.322 habitantes, se dirigirá fundamentalmente a incrementar la participación de los medios de transporte públicos y a promover los modos no motorizados como la bicicleta.

El plan para la aglomeración urbana cordobesa se aplicará en Almodóvar del Río, Córdoba, El Carpio, Fernán Núñez, Guadalcázar, La Carlota, La Victoria, Montemayor, Obejo, Pedro Abad, San Sebastián de los Ballesteros, Villafranca de Córdoba, Villaharta y Villaviciosa de Córdoba, a los que se añaden Espejo y Posadas, que también aparecen integrados en el Consorcio de Transporte Metropolitano del Área de Córdoba. Estas localidades concentran en su conjunto 399.087 habitantes (el 49,7% de la población de la provincia).

Los documentos incluirán un análisis y diagnóstico de la oferta y la demanda, fijarán los criterios para el desarrollo de un nuevo modelo de movilidad sostenible y establecerán las directrices de coordinación que deberán seguir las distintas administraciones de acuerdo con sus competencias (los ayuntamientos, el transporte urbano; la Junta, el interurbano por carretera, y el Estado, el ferrocarril de cercanías). Asimismo, los planes especificarán el marco tarifario de los servicios de interés metropolitano, la procedencia de los recursos destinados a cubrir los costes de su funcionamiento y los criterios para el reparto de ingresos y posibles subvenciones.

La estrategia de movilidad sostenible en las aglomeraciones urbanas se dirige a responder a los cambios producidos por el crecimiento demográfico, la expansión urbanística, el desarrollo de políticas de ciudad dispersa y la creciente especialización en los usos del suelo. Estos factores han configurado el modelo de movilidad que resulta necesario corregir tanto por la prolongación de los tiempos de viaje como por el uso mayoritario del automóvil.