El equipo en la fiesta del Arcángel. Foto: CBN.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Aficionados esperando al Córdoba C.F. en la estación. Foto: CBN
Aficionados esperando al Córdoba C.F. en la estación. Foto: CBN

A.Sánchez. Eran las 18h de la tarde y los primeros cordobesistas comenzaban a llegar a la estación para coger un buen sitio donde ver a los héroes de Las Palmas. A las 20h ya no cabía ni un alma por allí, sólo se veían banderas, bufandas, camisetas y una marea blanquiverde deseosa de que llegaran los nuestros para poder celebrar como merece una ocasión tan histórica.

Hasta las 20:30h más o menos no aparecerían, ataviados con prendas del Córdoba y con una camiseta con la frase de «¡Hemos vuelto! somos de primera, gracias afición», los jugadores subieron al autobús descapotable para empezar la fiesta y con una infinidad de cánticos por parte de  jugadores y afición, el autobús arrancaba para recorrer la ciudad camino del estadio.

Motos acompañando al equipo y una multitud de personas saludando por la calle a los campeones, era lo único que se veía por la ciudad.

Recibimiento en el estadio al equipo. Foto: CBN.
Recibimiento en el estadio al equipo. Foto: CBN.

Sobre las 21:30h el autobús llegó a su destino, el Nuevo Arcángel, y allí otra enorme cantidad de personas recibiendo al equipo como si una final fuera a disputar. Detrás de ellos, otros dos autocares con directivos, empleados del club y familiares de los jugadores.

Y ya sobre las 22:30h y con un campo repleto de aficionados, comenzó la fiesta y como no podía ser de otra manera, arrancaría con Queco y todo el estadio cantando el himno del Córdoba, con un juego de luces blanquiverde precioso. Le seguiría Rafa Bocero que cantaría «Un pasito más» la canción de la última campaña del Córdoba para unir al equipo y a la afición.

A partir de ese momento sería el turno del speaker que iría presentando a los jugadores uno a uno, al cuerpo técnico, delegado, médicos, fisios, masajistas, utilleros y hasta a nuestra querida mascota Koki. El entrenador Ferrer y el capitan Abel Gómez dirigieron unas palabras al público y todo esto con un sinfín de cánticos, y unos impresionantes fuegos artificiales para acabar otra vez con el himno, pero esta vez Queco estaría acompañado de todos los artistas que lo cantan y también se cantaría el «Soy cordobés».

Por último y antes de partir del estadio, el equipo daría la vuelta de honor parándose con los aficionados y cantando una vez más el «illa, illa, illa, nos vamos a las Tendillas» para poner punto y final a la fiesta del Arcángel.

Los jugadores celebran con la afición el éxito. Foto: CBN.
Los jugadores celebran con la afición el éxito. Foto: CBN.

Ya a las 01h de la madrugada llegaría el equipo a una plaza de las Tendillas abarrotada de gente con muchas ganas de fiesta y nuevamente el speaker presentaría a toda la plantilla y con un Dj poniendo música se montaría otra buena fiesta, con la diferencia, de que esta vez los jugadores cogerían el micrófono, Luso se cantaría una jota aragonesa, Bernardo se lanzaría a cantar la canción del pirata, Abel y Ferrer también dirían unas palabras, mientras todas la plantilla no paraba de bailar y saltar, entre ellas la canción que han hecho famosa del caballito de palo.

En definitiva un gran día para recordar con una gran celebración muy bien organizada.

La siguiente fiesta será con el comienzo de la liga.