estacia de perros ceca
Imagen de la estancia para perros que se encuentra en el CECA.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

estacia de perros ceca
Imagen de la estancia para perros que se encuentra en el CECA.

Redacción. Un estudio sobre la prevalencia de la leishmaniosis y la genética de la respuesta inmune a dicha enfermedad es el último convenio suscrito por la empresa municipal Sadeco con la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Córdoba. Este estudio, en fase de realización pretende establecer la relación existente entre los perros portadores de leishmaniosis visceral con los casos de niños diagnosticados con la misma en el Hospital Reina Sofía. Será el Centro de Control Animal (CECA) de Sadeco el encargado de intermediar entre la Facultad y el Hospital para concluir el estudio.

La Leishmaniosis es una  enfermedad que afecta tanto a perros como a humanos y que se transmite por la picadura de hembras de un grupo de insectos chupadores de sangre. Esta enfermedad se da en varias especies de mamíferos incluido el hombre y es especialmente frecuente e importante en el perro, ya que además de sufrir alta morbilidad y mortalidad, son el principal reservorio animal.

La importancia de este estudio radica en que una vez que se pueda establecer científicamente una clara relación entre la incidencia de perros positivos y la casuística de la enfermedad en humanos, “podemos aspirar a disminuir  la incidencia de casos en niños y niñas en la provincia de Córdoba”, han explicado Elena Jiménez (Técnico veterinario del Ceca) y Elena Vigara (becaria y autora del estudio), quienes han destacado que se trata de un problema importante  en  este   grupo  de  edad así como en el de personas mayores. “En humanos, la incidencia es diferente para los distintos  grupos de  edad: las personas mayores de 60 años y las menores de 10 años son los más afectados, mientras que  los  grupos  de  edades  intermedias tienen una menor incidencia y la mayor parte de los  afectados en este rango son los individuos cuyo sistema inmunitario es más débil”, indican desde el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias sanitarias (CCAES).

Elena Jiménez y Elena Vigara han destacado que realizando un estudio conjunto de las condiciones y distribución de la enfermedad en los mismos se aspira a lograr la prevención “teniendo controlados a los perros, ya que  si conseguimos la prevención total entre ellos, evitaremos el contagio a otros hospedadores”.

La primera fase del estudio experimental se centra en la detección de leishmania en perros residentes en el Centro de Control Animal de Córdoba, a los que se le practica una exploración clínica exhaustiva y un estudio genético, para tratar de establecer la prevalencia entre animales no censados y aquellos que están en contacto con humanos así como la relación entre perros infectados no controlados y humanos afectados por esta enfermedad.

En la actualidad Sadeco tiene suscritos cinco convenios con la Facultad de Veterinaria que analizan desde aspectos relativos a la valoración sanitaria y de comportamiento de animales en fase de adopción hasta la realización de exámenes permanentes del estado de los animales recogidos y la realización de prácticas por parte de estudiantes. Colaboran para ello los departamentos de Medicina y Cirugía Animal, Parasitología y Genética de la Facultad de  Veterinaria de Córdoba. Todos ellos al amparo del Convenio Marco firmado entre ambas partes en 1997.