Caseta Aspa
Olga Ramírez, en el centro (de negro), y socios de Aspa.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Caseta Aspa
Olga Ramírez, en el centro (de negro), y socios de Aspa.

Patricia Monterroso. La feria de Nuestra Señora de La Salud es sinónimo de fiesta, alegría, jolgorio y diversión. Pero también es solidaridad, compromiso y dedicación. Y es que en esta edición, el Real alberga casetas cuya recaudación se destina a fines benéficos.

Durante nueve días, mientras el resto de cordobeses disfrutan de la fiesta, un colectivo de voluntarios dedican sus horas libres a recaudar fondos para sus respectivos proyectos. Días de calor al fuego de las parrillas, de continuas y multitudinarias horas de pie atendiendo la barra, de madrugones y desvelos para tenerlo todo a punto para el nuevo día…

Así viven los voluntarios de aquellas y Ong´s que un año más han decidido montar una caseta con el objetivo de “mantener la asociación y ejecutar algunos proyectos”, como nos cuenta Olga Ramírez, socia de Aspa. Este colectivo tiene entre sus planes invertir el dinero ganado en el programa de Clínicas Ambientales, “un proyecto –apunta Ramírez- que llevan trabajando en Ecuador desde hace seis o siete años”.  La Clínica Ambiental surge como propuesta de reparación integral ante los graves problemas por lo que atravesaba la Amazonía Ecuatoriana. Se trata de una propuesta de reparación desde dentro y desde abajo; que incluya al suelo, las plantas, los animales y el tejido social; en definitiva los socioecosistemas.

niños saharauis
Voluntario de la Asociación Cordobesa de Amistad con los Niños Saharauis.

Poniendo otro ejemplo de solidaridad, la Asociación Cordobesa de Amistad con los niños saharauis (Acansa) buscan obtener ingresos, según su presidente, Arturo Falcón –“para seguir desarrollando proyectos como Vacaciones en paz, para traer de vacaciones a niños con edades comprendidas entre los 8 y 12 años en familias de acogida, y Caravana por la paz, para enviar alimentos a los campamentos”, entre otros.

Concretamente, Vacaciones en Paz es un proyecto muy importante que busca poder sacar de Tinduf (Argelia) durante los 60 días más duros del desierto al mayor número de niños; que puedan ser atendidos por médicos de la Seguridad Social; que durante dos meses puedan tener una alimentación suficiente, equilibrada y saludable pero, sobre todo, que sientan en su corazón que no están del todo abandonados para que les quede una pizca de esperanza.

Por eso, a pesar del esfuerzo desmesurado que supone sacar adelante una caseta, trabajando en los preparativos desde el mes de marzo y finalizando el desmontaje en junio, lo cierto es que para la socia de Aspa, la feria “es un escaparate inmejorable para que la ciudadanía de Córdoba conozca algo de lo que se hace desde la asociación”.

Un objetivo que se antepone a los beneficios económicos, y es que «cada vez es más difícil obtener beneficios», apostilla Falcón. “Una caseta vale alrededor de 12.000 euros montarla y llega a suponer demasiada inversión para sacarle solo 3.000 euros”, continúa el presidente, por lo que “nos estamos planteando si montarla o no el próximo año”.

Tarde de domingo en el Real.
Tarde de domingo en el Real.

Pero el corazón de los cordobeses es grande y para que, a pesar de los tiempos difíciles, el proyecto salga adelante, “más de 250 socios –en el caso de Aspa- prestan sus horas libres a trabajar en la caseta”.

Es por todo esto que desde las asociaciones y Ong´s invitan a los cordobeses y turistas a pasar a este tipo de casetas y de paso se informen de sus proyectos. Como por ejemplo, en el caso de Acansa, saber en qué consiste ser familia de acogida para los Campamentos en paz, ya que “hay niños que aún no tienen una familia para pasar julio y agosto en Córdoba”.

Así que para continuar con estos días de feria es, sin duda, una muy buena opción pasarse por casetas como la de Alcer, Aspa, Amigos de los Niños Saharauis o Ambessa de modo que el dinero que pueda costar tener una comida distendida entre familiares y amigos se transforme en un acto solidario.