María José Molina Jurado
María José ataviada con su uniforme de cámarera en el hotel donde trabaja

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María José Molina Jurado
María José ataviada con su uniforme de cámarera en el hotel donde trabaja.

Cristina Abad Cabal. Tenby, un pequeño pueblecito costero de Gales (Reino Unido), ha sido el destino que la cordobesa María José Molina Jurado ha elegido como hogar en el extranjero. Su objetivo principal ha sido buscar un futuro profesional y perfeccionar el inglés. Esta trabajadora social de 24 años que realizó sus estudios en la Universidad de Huelva, es ya toda una experta en volar del nido, ya que esta experiencia para ella no viene de nuevas. Hace sólo unos meses María José residía en Cracovia (Polonia) donde dio clases de español y compartió vivencias con personas de diferentes países.

Despierta, apasionada de su familia y amigos y madura para su juventud, esta cordobesa se ha adaptado perfectamente al clima y la vida fuera de su ciudad natal, sin olvidar todo lo que deja atrás y echa de menos cada día pero con la mirada puesta hacia adelante sin perder de vista sus objetivos.

-María José ¿De dónde surgió la idea de irte a trabajar fuera de España? Principalmente porque mi prioridad es aprender inglés, idioma el cual me cuesta bastante, y necesitaba un sitio donde no tuviera más remedio que “hablarlo si o si”. En mi opinión la situación en nuestro país para los jóvenes es complicada y eso me animó también a marcharme. Soy diplomada en Trabajo Social y después de entregar miles de currículum (para cualquier trabajo) por media España y no recibir respuesta decidí emprender mi camino y marcharme al extranjero. Por eso pensé en marcharme a un país que estuviera en una situación favorable y que me abriese  sus puertas .

-¿Cuánto tiempo llevas en Gales? y ¿qué trabajo estás llevando a cabo? Llevo justamente un mes y trabajo en un hotel pequeñito muy familiar y principalmente mi labor es ser camarera en el restaurante  y en ocasiones cuando es pertinente ayudo en las labores de limpieza de las habitaciones.  Mis horarios son muy diversos, a veces tengo turno de mañana porque cubro los desayunos y otras veces me toca trabajar de noche al encargarme de las cenas.

paisaje Gales
Imagen de una de las playas de Tenby donde le gusta pasear a María José.

-¿Qué te hizo decantarte por Gales como destino? Encontré el trabajo a través de una agencia que hay en Córdoba. El destino no se puede elegir  te lo asignan los responsables y a mí me tocó este. Cuando supe que era Gales me animé y no tuve dudas en aceptar. Ahora que me encuentro aquí me alegro mucho,  vivo en un pueblo pequeñito  pero con un encanto especial. Tiene mucha afluencia de gente, al ser costa es muy turístico y la vida aquí es tranquila, pero a la vez este lugar te ofrece muchas posibilidades para hacer distintas actividades.

-Aunque nos cuentas que trabajas en largas jornadas y con horarios extensos, ¿Cómo disfrutas del tiempo libre en Tenby? Los días que no trabajo intento descansar al máximo para recuperar fuerzas, pero también me gusta dedicar tiempo a las tareas del hogar, limpio, pongo lavadoras, hago la compra de la semana, actividades que son muy necesarias pero con el ritmo de trabajo tan alto no tengo tiempo de realizarlas todos los días. Pero lo que más me gusta de vivir aquí es poder tener tiempo para pasear por el pueblo y sobre todo por la playa, ir a tomar algo y conocer gente con la que pueda conversar y mejorar el idioma.

polonia Cracovia
María José posando muy abrigada delante de la Catedral de Cracovia

-Sabemos que tuviste otra experiencia fuera de las fronteras de España, en Polonia, ¿cómo te fue por la vieja Europa? La vida allí es muy distinta a la que tengo ahora,  en Cracovia no estuve trabajando de manera continua y con horarios estrictos y por ese motivo no se puede comparar con el momento que vivo actualmente. Pero la verdad que fue una experiencia estupenda, estuve 5 meses y aprendí muchísimas cosas; viví en un país diferente a miles de kilómetros de mi casa, conviví con gente distinta a mí, y acepté el rol de profesora cuando impartí clases particulares de español a dos chicas polacas. Pero lo más importante que me llevo de Polonia es que conocí a personas de medio mundo a las cuales hoy puedo llamar amigos. Mi aventura polaca me ha hecho enriquecerme mucho a nivel personal y es con eso con lo que me quedo. 

-Después de tu experiencia en Polonia y ahora con tus vivencias en Reino Unido, ¿cómo llevas el dominio del inglés? Cada día que pasa me noto más avance. En ocasiones tengo que pedir a los clientes que me hablen más despacio porque a veces es imposible entenderme con ellos, pero la verdad que hasta yo misma me sorprendo. Ahora también voy hacer un curso en una academia para perfeccionarlo aun más.

calle Gales
Imagen de una de las calles de Gales.

-Al trabajar de cara al público tienes mucho trato con la gente del lugar ¿Qué tal la relación con los galeses? Estupenda, en el trabajo tanto compañeros como jefes son muy amables y simpáticos, están siempre pendientes de que me encuentre a gusto desempeñando mi empleo. La verdad que en ese sentido estoy muy contenta y he tenido muchísima suerte.

-Teniendo en cuenta que es la segunda vez que te marchas de Córdoba, ¿Te resulta duro vivir lejos de tu ciudad natal? Siempre es difícil salir de Córdoba por muchas veces que me vaya. Allí tengo a mi familia y a mis amigos a los que echo de menos constantemente. Cada vez que me voy lo hago triste y sabiendo que dejo atrás a las personas más importantes de mi vida, pero hoy en día las nuevas tecnologías te ayudan a estar conectado con tus seres queridos y siempre intentamos mantener un contacto diario para que la distancia se haga más corta.

-¿Qué metas u objetivos te has marcado en tu estancia fuera de casa? La idea principal de todo esto es aprender el idioma inglés al máximo nivel que me sea posible; y quién sabe si en un futuro aquí puedo ejercer mi profesión  de trabajadora social que realmente es a lo que me gustaría dedicarme.