Ecologistas en Acción
Ecologistas en Acción

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Ecologistas en Acción
Ecologistas en Acción

Ecologistas en Acción. Alberto estaba siempre presente allí donde se levantaban voces antisistema, es decir, voces que proponen acabar con un sistema que permite que la clase económicamente dominante imponga sus intereses a los de la mayoría y arroje al hambre y a la pobreza a miles de millones de personas en todo el planeta. Alberto entendía perfectamente este mensaje y lo compartía con los activistas y con las activistas de estos movimientos.

El papel de Alberto no era sujetar una pancarta, impedir un desahucio, ocupar la sede de un banco usurero. El papel de Alberto era informar desde
su tribuna de periodista con rigor, con independencia y con profesionalidad y documentar los abusos y las resistencias a los abusos con sus  erramientas comunicacionales: su página web y su incesante edición de documentales insustituibles tanto desde Producciones Las Cuevas y como desde 7olas.

Independientemente de su presencia en los movimientos sociales como profesional y como comunicador, eramos muchos y muchas las que manteníamos una estrecha relación personal con Alberto. Su cercanía, su encanto personal, su alegría y sencillez nos hacían tener una especial relación afectiva con una persona que deja una huella muy profunda en nuestra memoria.

Para el grupo de Ecologistas en Acción de Córdoba, perder a Alberto es perder también a una persona especialmente comprometida con las causas
medio ambientales hacia las que tenía una gran sensibilidad, una muestra más de ese talante irrepetible que aunaba integridad personal, compromiso
social, sabiduría, empatía, afectividad y un compromiso mayúsculo con la naturaleza, con los seres vivos, con el planeta, con la vida en definitiva.

Alberto Morales fue miembro fundador del primer grupo ecologista de Córdoba (la Coordinadora Ecologista), después pasó a AEDENAT y de ahí a Ecologistas en Acción.

De norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue, cueste lo que cueste. Aunque ahora, sin Alberto, costará un poco más.