juzgados puente genil
Juzgados de Puente Genil. Foto: google maps.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

juzgados puente genil
Juzgados de Puente Genil. Foto: google maps.

Redacción. El consejero de Justicia e Interior, Emilio de Llera, quien ha visitado hoy la sede judicial de Puente Genil, ha destacado la idoneidad de esta sede judicial para poner en marcha la nueva Oficina Judicial que está impulsando la Junta para agilizar la Justicia mediante el decreto aprobado este año y que comenzará a desarrollarse en los próximos meses a través de diversos proyectos piloto.

Las instalaciones de esta localidad cumplen todos los requisitos que exige la implantación de este nuevo modelo de oficina judicial, ya que cuenta con la dotación de plantilla adecuada y dispone además ya de un servicio común de partido judicial que servirá de base para el desarrollo de este proyecto.

La nueva organización y estructura de las Oficinas Judicial y Fiscal permitirá mejorar y modernizar la Administración de Justicia en Andalucía, sustituyendo la configuración vigente hasta ahora –juez, secretario y personal adscrito a cada órgano–.

Este proyecto impulsará un modelo más eficiente de medios personales y materiales basado en servicios comunes de trabajo. Con ello se favorecerá una mejor distribución del trabajo en equipo y la especialización del personal, además de ofrecer a la ciudadanía un servicio próximo y de calidad que agilizará los procedimientos y reducirá los tiempos de respuesta.

Dos áreas de trabajo

El modelo de Oficina Judicial distingue dos tipos de áreas de trabajo: unidades procesales de apoyo directo y servicios comunes procesales. Las primeras asistirán directamente a los miembros de la judicatura, estarán dirigidas por secretarios judiciales y de ellas habrá tantas como juzgados. Las segundas, sin estar integradas en órganos ju-diciales concretos, asumirán labores de gestión y apoyo en las actua-ciones derivadas de la aplicación de las leyes.

Estos servicios comunes procesales, que también estarán dirigidos por secretarios judiciales, serán de cuatro clases dependiendo de las tareas encomendadas: el general, para trabajos centralizados de gestión y apoyo; el de ordenación del procedimiento, que se ocupará de todos aquellos aspectos en los que no resulte imprescindible la labor de un miembro de la carrera judicial; el de ejecución, en el que se tramitarán asuntos que se encuentren en fase ejecutiva sin que tampoco requieran de esta intervención, y el de partido judicial. Estos últimos, para partidos sin separación de jurisdicción, se configurarán a su vez en dos secciones: procesal general y de ejecución.

En cuanto a la Oficina Fiscal, el decreto establece la posibilidad de crear, cuando así lo aconsejen las dimensiones o el volumen de asuntos, cuatro áreas de trabajo formadas por diferentes equipos de funcionarios: de apoyo a la jefatura, para asistir al fiscal superior de Andalucía o a cada fiscal jefe; de soporte general, que centralizará la entrada y la tramitación de la documentación recibida por el Ministerio Público; de apoyo procesal y a la investigación, y de apoyo a la Sección de Menores.

El nuevo modelo organizativo contempla que el servicio común procesal general de la Oficina Judicial proporcionará a la Oficina Fiscal el apoyo necesario para el desarrollo de algunas funciones, siempre y cuando la racionalización del gasto y la optimización de recursos así lo aconsejen.